El Tribunal Supremo Electoral de Guatemala rechazó este miércoles las denuncias de fraude que algunas agrupaciones políticas, incluido el partido oficialista, hicieron a causa de los comicios generales del domingo pasado, aunque reconoció que pueden existir errores en actas transmitidas.

«Fraude no es factible que exista», dijo en conferencia de prensa el presidente del TSE, Julio Solórzano, en referencia a las denuncias de inconsistencias en el proceso electoral.

Con 98% de las mesas escrutadas, la ex primera dama socialdemócrata, Sandra Torres, alcanzó 25,70% de los sufragios, y el médico derechista Alejandro Giammattei, 13,92%.

Ambos disputarán un balotaje el próximo 11 de agosto al no haber alcanzado más del 50% necesario para ganar en primera ronda en la votación, a fin de escoger al sustituto del impopular presidente Jimmy Morales.

El TSE ha asegurado que los datos trasmitidos son preliminares y que esperará a que finalicen las «audiencias de revisión», este viernes, para dar como oficiales los resultados. 

Sin embargo, varios partidos han alegado anomalías en el proceso de transmisión de datos y la prensa ha replicado denuncias en redes sociales sobre inconsistencias en las actas transmitidas. 

Solórzano reconoció que «se pudo haber cometido errores» al digitalizar las actas, pero que no representan un fraude en los comicios, en los que también se eligieron a 160 diputados, 340 alcaldes y 20 representantes guatemaltecos en el Parlamento Centroamericano. 

El partido izquierdista Movimiento para la Liberación de los Pueblos, que postuló a la presidencia a la indígena maya, Thelma Cabrera, es el que más ha denunciado «un evidente fraude electoral». 

Solórzano invitó a Cabrera y a su grupo de técnicos y asesores a acercarse al tribunal y cotejar su denuncia.

El diputado y militar retirado Estuardo Galdámez, candidato presidencial del partido FCN-Nación, del presidente Morales, señaló en redes sociales que «hay un fraude consumado», y que Guatemala «está al borde de una dictadura impuesta» por la Unidad Nacional de la Esperanza, agrupación de Torres.

Pidió a Morales denunciar el supuesto fraude y pedir apoyo del FBI estadounidense para realizar una «auditoría forense» del sistema de conteo de votos.

El martes, la misión de observación de la Organización de Estados Americanos, a cargo del ex presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, descartó la posibilidad de fraude. 

Solís señaló que los resultados del TSE «son coincidentes con los que la misión ha recopilado», aunque lamentó hechos de violencia por inconformidad en las elecciones en varios poblados y en los que hubo una persona muerta y nueve policías heridos.