Al menos tres personas murieron y otras 11 resultaron heridas este viernes por la explosión de una bomba casera colocada en el trayecto de un autobús de turistas en la zona de las pirámides de Guiza, a las afueras de El Cairo, informaron fuentes oficiales.

Los fallecidos son dos turistas vietnamitas y el guía del grupo, de nacionalidad egipcia, mientas que resultaron heridos diez turistas del país asiático y el conductor del vehículo, según afirmó el primer ministro de Egipto, Mustafa Madbuli, en declaraciones a periodistas.

El artefacto explosivo, de fabricación casera, fue colocado junto a un muro en la calle de Al Marriotiya, en el distrito del Haram, de Guiza, donde se encuentran las pirámides, y fue detonado cuando pasó del autobús, según informó el Ministerio de Interior Egipcio en un comunicado.

Los turistas vietnamitas se dirigían a las pirámides para ver el espectáculo de luces y música que se realiza todas las noches en el monumento, según dijo el director de la empresa Sound and Light, Sameh Saad.

El primer ministro afirmó que el autobús se salió del trayecto determinado por el Ministerio de Interior para los vehículos turísticos y no informó a las autoridades del cambio de ruta.

Este es el primer ataque con explosivos contra turistas registrado en Egipto desde el atentado en octubre de 2015 contra un avión ruso que se estrelló en la península del Sinaí después de explotar en el aire, causando la muerte de sus 224 ocupantes.