La empresa china de tecnología Huawei, considerada una amenaza de seguridad en Estados Unidos, ayudó en secreto al gobierno de Corea del Norte en la construcción y mantenimiento de su red de Internet inalámbrico, afirmó este lunes The Washington Post.

En mayo el Departamento de Comercio indicó que la empresa china está involucrada en actividades contrarias a la seguridad nacional o la política exterior de Estados Unidos y recomendó una cacería a sus productos de telecomunicaciones.

Al poco tiempo el gobierno del presidente Donald Trump emitió un decreto que permite la venta de algunos productos hasta el 19 de agosto. Huawei es la mayor vendedora mundial de esos equipos, incluidos las redes inalámbricas de quinta generación (5G).

En un comunicado, la empresa china informó que no tiene relaciones comerciales con la República Popular Democrática de Corea. «Huawei está totalmente comprometida a cumplir con todas las leyes y regulaciones aplicables en los países y regiones en las que operamos, incluidas las leyes y sanciones a la exportación de Naciones Unidas, Unión Europea y Estados Unidos», agregó.

La publicación respaldó su artículo en documentos internos y personas familiarizadas con el acuerdo de Huawei y Corea del Norte. El diario indicó que el gigante chino se asoció con la firma estatal Panda International Information Technology en una variedad de proyectos por un plazo de ocho años.

También señaló que esa asociación dificulta comprender la participación de Huawei en diferentes proyectos. La documentación y testimonios a los cuales el diario mencionó que ha tenido acceso plantean que Huawei ha usado tecnología estadounidense en sus componentes, quebrantando así los controles de exportación al proveer equipos a Corea del Norte.

Estados Unidos y China están trenzados en una disputa comercial en la cual Washington protesta contra la política china que exige la transferencia de tecnología de parte de las empresas extranjeras que tienen operaciones en ese país. Por otra parte, Washington ha incrementado sus sanciones contra Corea del Norte en su disputa por el programa nuclear norcoreano.

El artículo indica que antes de 2008, Corea del Norte tenía dificultades para encontrar compañías multinacionales dispuestas a construir una red 3G, teniendo en cuenta el contexto arriesgado para hacer negocios en ese país.

«Esto terminó con la creación de Koryolink, un proveedor de servicio inalámbrico, que surgió de una visita secreta en 2006 por parte de Kim Jong Il –el padre del actual presidente norcoreano Kim Jong un– a la sede central de Huawei en Shenzhen, China», dice el artículo.

Koryolink surgió en 2008 de la empresa conjunta Cheo formada por la firma egipcia Orascom Telecom Holding y la corporación estatal norcoreana de correos y telecomunicaciones.

Los documentos y entrevistas que cita The Washington Post muestran que Huawei ha estado involucrada en la integración de red, servicios de programas y en un proyecto de expansión de Koryolink.