El Tribunal Supremo español anunció este viernes que negó el permiso al líder independentista catalán Oriol Junqueras, en prisión preventiva a la espera de sentencia por el fallido intento de secesión de 2017, para tomar posesión de su cargo como eurodiputado.

El máximo tribunal, donde el miércoles quedó visto para sentencia el juicio al ex vicepresidente catalán y otros 11 acusados, «ha rechazado conceder un permiso extraordinario de salida de prisión a Oriol Junqueras» para «jurar o prometer su cargo de eurodiputado», indicó en una nota de prensa. Tras salir elegido en las elecciones europeas del 26 de mayo, Junqueras, principal acusado en el juicio, debía asistir el próximo lunes a la Junta Electoral Central para jurar la Constitución española.

Pero permitírselo «supondría la puesta en marcha de un trámite» que tendría que culminar con su traslado a Bruselas para poder asumir el escaño, indicó la corte. El desplazamiento a la capital belga pondría en «irreversible peligro los fines del proceso» contra los independentistas, ya que la salida de Junqueras de España significaría «la pérdida de control jurisdiccional» del tribunal «sobre la medida cautelar (de prisión preventiva) que le afecta». Además, recordó el Supremo, en Bruselas se encuentra huido de la justicia española el expresidente catalán Carles Puigdemont, principal responsable de la fallida declaración de independencia de Cataluña en octubre de 2017, donde «dice haber instalado la sede del gobierno de la república catalana en el exilio, cuya presidencia él encarnaría». De todas maneras, el tribunal afirmó que su decisión no es «irreversible» sino que es un «temporal aplazamiento» hasta que haya sentencia.

«Un nuevo golpe»

El anuncio «es un nuevo golpe contra la democracia, porque se saltan los resultados electorales y juegan con el voto de muchísimos ciudadanos», reaccionó ante la prensa Sergi Sabrià, portavoz del partido de Junqueras, Izquierda Republicana de Cataluña (ERC). La medida será recurrida ante el Supremo y ante instancias europeas, dijo Sabrià. Puigdemont, electo por igual a la Eurocámara, aunque primero tendría también que jurar la Constitución en España, donde sería detenido si ingresa, reaccionó a la medida contra Junqueras afirmando que «el poder judicial tiene secuestrado a un diputado europeo electo y proclamado». En su mensaje en Twitter, Puigdemont, quien insiste en disponer de inmunidad parlamentaria desde su elección en mayo, dijo esperar que «las instituciones europeas dejen de ser cómplices de los graves atropellos a la democracia que está cometiendo ante sus narices un Estado miembro». Junqueras es el principal acusado en el proceso en el Supremo contra 12 líderes separatistas por su papel en los hechos de 2017. La fiscalía pide contra él 25 años de cárcel por rebelión y malversación de fondos públicos. El ex vicepresidente catalán fue electo en abril diputado en el Congreso español y el Supremo sí le autorizó en esa ocasión a jurar el cargo, aunque días después fue suspendido por el Parlamento.