David Smolansky, coordinador de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, calificó de xenófobas y discriminatorias las declaraciones del primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, quien dijo que deportarán a los venezolanos que no se hayan registrado para obtener el permiso migratorio.

“Lo expresado por el primer ministro de Trinidad y Tobago pone en riesgo a decenas de miles de venezolanos que llegaron a ese país de manera forzosa por la crisis humanitaria y la violencia que promueve la dictadura. El venezolano no abandona su país voluntariamente”, escribió Smolansky en Twitter.

El dirigente político recordó que durante varias décadas los trinitarios llegaron a Venezuela en busca de nuevas oportunidades. “Siempre fueron recibidos con los brazos abiertos”, agregó.

El ex alcalde de El Hatillo destacó que hace más de dos meses envió un comunicado al gobierno de Trinidad y Tobago para tratar la migración forzosa de conciudadanos, pero no ha recibido respuesta, y ha sido el único país en negar la visita.