La senadora colombiana María Fernanda Cabal está muy clara. Afirma sin dudar que el problema de la crisis en Venezuela no se ha solucionado porque falta cohesión en la oposición y coincide con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, en que hay demasiados intereses que privan antes que salir del régimen. Pero también es enfática al decir que sin una intervención militar no es posible que Nicolás Maduro deje el poder.

Cabal fue entrevistada en el programa En la mañana del canal de televisión de El Venezolano, en Miami, y allí ofreció su opinión sobre lo que ocurre en el país y cómo afecta a Colombia.

“Ustedes y nosotros tenemos una hermandad histórica. No habrá paz en Colombia hasta que no haya paz en Venezuela. Hoy Venezuela es un Estado depredador que expulsa a sus ciudadanos o los mata físicamente, y se volvió una amenaza para el mundo. Pero primero para Colombia, que es el primero que está recibiendo esa amenaza”, recalcó.

La parlamentaria maneja con propiedad el tema venezolano porque ha mantenido relaciones muy cercanas con muchas instituciones y organizaciones del país desde antes de que llegara Hugo Chávez al poder. Su diagnóstico de la situación comienza en esa época. Considera que el primer error lo cometieron las élites políticas y económicas que pensaron que podían manejar al teniente coronel que aspiraba a la Presidencia. “Yo había previsto, lo dije a mis allegados: Cuidado porque este señor no trae nada bueno, lo dibujaban como un alternativo y no analizaron su discurso, tampoco tuvieron en cuenta su origen”, argumentó.

Además de la falta de cohesión y la cantidad de intereses que tienen en la oposición, Cabal menciona que otro obstáculo para la resolución de la crisis venezolana es la llamada comunidad internacional. Afirma que los organismos multilaterales, como las Naciones Unidas o la Unión Europea, tienen simpatías por el socialismo. Esta es una de las razones por las cuales no intervienen de manera más efectiva.

Llama la atención sobre la herramienta del diálogo, pues considera que es un recurso con el que no se obtienen resultados: “La dialogadera es una forma de apaciguamiento, mientras los perversos siguen haciendo negocio a costa de vidas humanas. No creo en cerco diplomático. O hay intervención o no salen de Maduro. Pero Estados Unidos no se van a meter si no tiene un concurso de naciones que apoyen una intervención”.

Colombia ha estado recibiendo desde Venezuela oleadas de inmigrantes que se diferencian por su nivel económico y académico. La legisladora comenta que en estos últimos meses los que entran por la frontera son los que no tienen ni cómo sobrevivir. Le parece irónico que un país considerado pobre, como Colombia, tenga ahora que ayudar a los ciudadanos de la nación rica.

La pobreza de los que huyen del país los hace objetivo fácil de organizaciones guerrilleras como el ELN. De acuerdo con los datos que manejan, ya han reclutado a 15.000 jóvenes venezolanos.

“Que no nos sorprenda que hagan actos terroristas en cualquier parte del mundo y aparezcan muchachos venezolanos reclutados por el ELN asociados con el Hezbolá. Es que el mundo no entiende que tienen que intervenir ya, porque nos convencen todos esos demócratas mentirosos de que es un acto de interferencia de la soberanía nacional. Pero con ese argumento no se hubiera podido enfrentar el nazismo de Hitler”, recalcó