el caso
Foto: archivo

El empresario colombiano Alex Saab, acusado de ser testaferro de Nicolás Maduro, ha presentado un recurso de amparo en el Tribunal Constitucional de Cabo Verde contra su extradición a Estados Unidos, que avala el gobierno del país africano, dijo este jueves a Efe su abogado, José Manuel Pinto Monteiro.

Esa diligencia procesal, interpuesta ante el Supremo Tribunal de Justicia (STJ), pretende colocar los derechos de Saab bajo la protección de la Constitución de la República de Cabo Verde.

Saab fue detenido el 12 de junio cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amílcar Cabral de la isla norteña de Sal (la más importante de este país insular de África occidental), en respuesta a una petición de Estados Unidos cursada a través de Interpol por presuntos delitos de blanqueo de dinero.

El recurso de amparo constitucional, que protege a los perseguidos por la justicia caboverdiana independientemente de su ciudadanía, se basa en las denegaciones de dos demandas de habeas corpus (derecho de un detenido a comparecer ante un juez o tribunal para que resuelva si su arresto fue legal, y si debe levantarse o mantenerse) presentadas este junio por el empresario en este país.

Las solicitudes de habeas corpus fueron desestimadas al principio por el Tribunal de Apelaciones de Barlavento, con sede en la isla de San Vicente (norte del archipiélago), y luego por el STJ, con sede en Praia, la capital caboverdiana.

“Presentamos (en el recurso de amparo) varios argumentos, a saber: la inconstitucionalidad de la Ley de Cooperación Judicial en la que se basó la decisión de arrestar al señor Alex Saab en Cabo Verde, la privación del derecho a la libertad por una simple decisión administrativa y la ilegalidad del cumplimiento de las solicitudes de Interpol por parte de la Policía Judicial de Cabo Verde”, manifestó Pinto a Efe en Praia.

El abogado esgrimió que “los actos constitutivos y de adhesión de Cabo Verde a Interpol, así como las reglamentaciones respectivas, nunca fueron aprobados por el gobierno ni publicados en el ‘Boletín Oficial (del Estado)'”, por lo que la detención de Saab, a juicio de su defensor, es ilegal.

El recurso de amparo constitucional corre paralelo a la impugnación presentada ante el Tribunal de Apelación de Barlavento contra la decisión del gobierno de autorizar la extradición, si bien la decisión final corresponde a esa corte de justicia.

Pinto adelantó que se interpondrá también un recurso contencioso contra el acto de la ministra de Justicia de Cabo Verde, que avaló la extradición.

Tras la detención del empresario, Venezuela señaló que Saab es ciudadano venezolano y agente del régimen, que se hallaba en tránsito en Cabo Verde para regresar al país.

La defensa sostiene que Saab tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela en tránsito por Cabo Verde.

Para lograr sus objetivos, el supuesto testaferro ha contratado a un amplio equipo de abogados que incluye a reconocidos especialistas internacionales, como el exjuez español Baltasar Garzón.

Pese a mantener un bajo perfil en Colombia, el nombre de Saab apareció en los medios cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega lo acusó en 2017 de ser uno de los testaferros de Maduro.

Saab, nacido en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar con sobreprecios al régimen de Maduro alimentos y víveres para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.

Un funcionario del gobierno estadounidense indicó en julio de 2019 que con los CLAP, que se entregan a los más pobres, el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro se lucraron, al parecer, con cientos de millones de dólares.

Washington también presentó cargos contra Saab y su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido, a quienes acusa de blanquear hasta 350 millones de dólares supuestamente defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela.

Estados Unidos indicó que entre noviembre de 2011 y septiembre de 2015 Saab y Pulido se confabularon con otros para lavar sus ganancias ilícitas y transferirlas desde Venezuela a cuentas bancarias estadounidenses, motivo por el que Washington tiene jurisdicción en el caso.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo