Foto: Referencial

Un ejército de hackers al servicio de agencias de inteligencia del gobierno de Vladimir Putin, vulneró la seguridad de empresas norteamericanas.

En una investigación realizada por le empresa Microsoft, informó que el ataque se realizó a equipos que estaban conectados al «internet de las cosas». Los ataques se dirijieron a blancos específicos del Kremlin, se perpetraron 1.400 ataques.

Los hackers que cometieron el ataque están denominados como «Fancy Bear», un grupo con vínculos al Generalnogo Shtaba, lo que sería la Dirección General de Inteligencia de Rusia. Están a las órdenes del comando militar y el Ministerio de Defensa para operaciones en el extranjero.

El GRU habría atacado los aparatos que se encontraban conectados entre sí y con los malwares más desprotegidos. Ingresaron a documentos de Estados Unidos por medio de cámaras de seguridad, impresoras, decodificadores de video, entre otros. Microsoft detectó el ataque en sus softwares y determinó que de esa forma el GRU podría realizar los demás ataques dirigidos por Rusia.

Las actividades de Fancy Bear empezaron desde abril, pero no fue sino hasta agosto que se difundieron las informaciones, reseñó Infobae.

La debilidad que encontraron los hackers fue en las contraseñas de los dispositivos, estos usaban contraseñas preestablecidas y vulnerables a ataques externos. Los softwares de los ordenadores y demás dispositivos no estaban actualizados, por esta vía fue que los rusos lograron penetrar el sistema de seguridad.

Los blancos de Fancy Bear

80% de sus blancos eran oficinas que tenían relaciones con los Estados Unidos, organismos militares, instituciones médicas, educativas y de ingeniería.

El gobierno de Vladimir Putin es uno de los que más se ha encargado de utilizar la era digital como un arma, ha atacado a diferentes objetivos en el mundo. Actualmente Rusia creó un ejército de trolls que viraliza contenido en las plataformas digitales y las convierte en tendencia en la opinión pública.