Rica Arepa, un restaurante en Chicago, es el resultado del sueño dos jóvenes venezolanos que estuvieron un año vendiendo sus productos en las calles de Estados Unidos.

El dueño del establecimiento expresó que conseguir el local fue fruto de un esfuerzo con su pareja durante cierto tiempo. «Estamos recibiendo el apoyo de muchos venezolanos, la comunidad latina y también los estadounidenses. Nosotros llegamos a Estados Unidos en 2014, y desde entonces estuvimos en varios trabajos hasta que reunimos el dinero necesario para montar nuestro negocio», expresó. 

Asegura que comenzaron vendiendo arepas en locales como peluquerias y lavanderias, entre otros, para reunir el dinero. «La comunidad latina es muy grande, y nos han apoyado mucho. Nosotros queremos brindar un lugar donde los venezolanos sientan que pertenecen».