Chávez
Un informe de la DEA detalla cómo Chávez reunió en 2005 a responsables de los servicios de Inteligencia de Venezuela para ordenarles “combatir a Estados Unidos inundándolo de cocaína” | Foto: Cortesía

En estos momentos se hace más fuerte la presión de la Casa Blanca y del gobierno de Colombia contra el régimen de Nicolás Maduro. Lo acusan de vínculos con el narcotráfico y de darle apoyo a disidentes de las FARC.

El diario español El Mundo reveló el viernes documentos de la DEA, el organismo estadounidense para el control de las drogas, que detallan los planes del presidente Hugo Chávez para inundar a Estados Unidos con cocaína.

La Justicia de ese país remitió esta semana a la Audiencia Nacional de España un informe de la DEA. En él se detalla cómo Chávez reunió en 2005 a responsables de los servicios de Inteligencia de Venezuela para ordenarles “combatir a Estados Unidos inundándolo de cocaína”.

Este documento, al que tuvo acceso en exclusiva El Mundo, dice que uno de los asistentes al encuentro fue Hugo Carvajal, alias El Pollo, ex jefe de la Inteligencia Militar venezolana.

Detenido en España en abril, acusado de narcotráfico, está pendiente de que se resuelva su extradición a Estados Unidos.

Pruebas de la DEA

La DEA se basa, entre otros, en el testimonio de uno de los asistentes a esa reunión, al que bautiza en clave como “testigo uno”. Aclara que se trata de “un ex juez que se desempeñó en un tribunal de Venezuela a partir de aproximadamente 2005”.

La reunión se realizó ese año en la casa de Chávez. Acudieron, además de Carvajal, “el general Henry de Jesús Rangel Silva, jefe de una agencia de Inteligencia venezolana conocida como Disip; Diosdado Cabello, en ese momento gobernador de Miranda; y Tareck el Aissami, entonces miembro de la Asamblea Nacional de Venezuela”.

Actualmente, Cabello es el presidente de la asamblea nacional constituyente que asumió las funciones legislativas. El Aissami es vicepresidente del área económica y ministro de Industrias y Producción.

Ambos están en la lista de funcionarios del régimen venezolano sancionados por Estados Unidos.

La DEA explica que “durante la reunión Chávez instó al grupo, en sustancia y, en parte, a promover objetivos políticos, incluido el de combatir a Estados Unidos inundando el país con cocaína”, informó El Mundo. “Chávez les ordenó a coordinarse” con la guerrilla colombiana de las FARC para consumar el plan.

A partir de entonces se realizaron reuniones periódicas. Algunos encuentros en la casa de José Vicente Rangel.

El paso de las drogas por Venezuela
“Durante la reunión Cabello describió las rutas terrestres y marítimas de tráfico de drogas a través de Venezuela, Carvajal indicó que la cocaína sería suministrada por guerrillas colombianas, es decir, las FARC”, dice el documento de la DEA.

En otra, Carvajal “le dijo al grupo que la coordinación con los camaradas iba bien y que se había reunido con los cabecillas de las FARC en Venezuela”. Pasando a discutir con ellos “la división de las ganancias de las drogas y el suministro de armas como compensación”.

En el marco de esta hoja de ruta supuestamente diseñada por Chávez, Carvajal, considerado por la DEA como miembro destacado del Cártel de los Soles, lo define como “una organización venezolana de narcotraficantes compuesta por altos funcionarios venezolanos”, fletó en abril de 2006 un avión DC-9 que despegó de Venezuela en dirección a Toluca, México, “pero se vio obligado a aterrizar en Campeche, debido a fallas mecánicas”.

El avión contenía 5,6 toneladas de cocaína que la DEA atribuye a Carvajal.

Hugo Chávez y Nicolás Maduro en 2012 | Foto: Archivo
Las FARC en Venezuela 

Con motivo de la colaboración con las FARC, Chávez impuso que la Justicia venezolana exculpara a los miembros de la guerrilla colombiana de cualquier delito en el que se viera inmersa en territorio venezolano, tales como asesinatos, narcóticos, secuestros, tiroteos y extorsión.

El Mundo agrega que el segundo gran testigo en que se basa la DEA es “un miembro del Ejército de Venezuela asignado como seguridad para Chávez entre 2008 y 2013”. Este “testigo dos” sostiene que “proporcionó la seguridad en una reunión organizada por Chávez en un rancho. Asistieron, entre otros, el ministro del Interior venezolano Ramón Rodríguez Chacín, y el cabecilla de las FARC, Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez”.

En aquel encuentro, el testigo dos explica que “escuchó a Márquez describir la necesidad de apoyo logístico”. Concretamente, “uniformes, barcos y ordenadores”. Chávez indicó que los fondos serían provistos a las FARC por Pdvsa.

Respaldo a las FARC

El documento narra que “Chávez ordenó al testigo dos que le trajera un teléfono” y él mismo le oyó hablando con Carvajal. En dicha conversación, el ex presidente “le ordenó suministrar armas a las FARC que previamente habían sido utilizadas por el Ejército venezolano y otras nuevas, obtenidas de Rusia”.

Iván Márquez es el alias del disidente de las FARC que en agosto pasado anunció que retomaría la lucha armada, desconociendo los acuerdos de paz firmados con el gobierno de Colombia.

Media decena más de testigos que figuran en el informe de la DEA, implicados todos ellos en el tráfico de estupefacientes, vinculan a Carvajal en la organización de aproximadamente siete cargamentos de cocaína, incluidos sobornos para funcionarios venezolanos corruptos.

Carvajal declaró el jueves ante la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en la vista que revisó la petición de extradición presentada por Estados Unidos. Cuya resolución se conocerá la próxima semana, según fuentes jurídicas, informo El Mundo.

Este militar venezolano se defendió asegurando al tribunal que las acusaciones que hicieron las autoridades estadounidenses son falsas y negando haber tenido contactos con la guerrilla colombiana.

“Yo en la justicia de Estados Unidos no confío”, señaló Carvajal al tribunal español.