Jenniffer González, representante de Puerto Rico ante la Cámara de Representantes en Estados Unidos, pidió este viernes la dimisión del gobernador de la isla como presidente del Partido Nuevo Progresista y de la gobernación, a causa del contenido de un chat privado, el cual fue develado hace casi una semana.

En una carta dirigida a Rosselló, González advierte que los sucesos en la isla (protestas durante la semana) se han agudizado y han paralizado la actividad económica, gubernamental, pintando un Puerto Rico anárquico al resto del mundo, y eso no es sostenible.

“Hay que poner a Puerto Rico primero sobre todas las demás consideraciones. Por tal razón, le estoy solicitando que, por el bien de Puerto Rico, abdique de su cargo y permita una transición pacífica del gobierno, para traerle paz y sosiego a nuestra isla que ha estado sumida en una crisis fiscal, agudizada fuertemente por el paso de los huracanes Irma y María», remarcó la misiva.

A su vez, González considera que es hora de darle estabilidad a Puerto Rico para continuar la reconstrucción que estaba encaminada antes de los sucesos de las últimas semanas y devolver la credibilidad del gobierno de la isla ante la capital federal, los mercados financieros, el turismo y el mundo entero.

“Pero más importante aún: es hora de darle paz a un pueblo que tanto la necesita. Como representante del pueblo de Puerto Rico en la capital federal, no puedo marginarme de la realidad que vivimos. Se ha puesto en entredicho su liderazgo para dirigir los destinos de la isla, así como nuestra recuperación luego del huracán. Cuando eso ocurre, el gobierno, el Estado, pierde fuerza en su credibilidad y en su legitimidad», subrayó.

También explica que en la capital federal se aprobaron más de 43.000 millones de dólares para la recuperación de Puerto Rico.

«Hoy la pregunta que recibo en el Congreso es sobre los casos de corrupción de dos funcionarios estatales que fueron acusados de usar fondos federales para su beneficio, mientras busco más recursos para la isla en el área de la salud. La isla no puede darse el lujo de perder los recursos federales aprobados, ni los que estamos por conseguir», indicó.

En el chat se insulta a mujeres, personas del colectivo LGBT y compañeros de partido, entre muchos otros, además de organizar estrategias contra críticos al Ejecutivo del Partido Nuevo Progresista.

Rosselló, de 40 años de edad e hijo del también gobernador Pedro Rosselló (1993-2000), llegó a llamar puta a la ex concejal de Nueva York, Melissa Mark Viverito.