La delegación de la administración de Nicolás Maduro ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas criticó este viernes el informe presentado por Michelle Bachelet, alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sobre la crisis humanitaria en Venezuela.

William Castillo, viceministro de Asuntos Exteriores, lo calificó de parcial y con errores metodológicos. “El documento está dominado por una visión selectiva y parcial, carente de rigor científico y con graves errores metodológicos. Venezuela exige la corrección del contenido del informe presentado por la alta comisionada para los Derechos Humanos, e insta a una actuación ponderada y respetuosa de dicha oficina», dijo Castillo.

También indicó que su gobierno exige el cese inmediato de lo que llamó “las medidas coercitivas unilaterales”.

El funcionario dio su opinión acerca del trabajo de Michelle Bachelet y lamentó que la alta comisionada “haya obviado en su informe los testimonios de familiares y víctimas de la violencia política de la oposición durante 2014 y 2017”.

“Venezuela es blanco de una agresión multiforme por parte de Estados Unidos, golpes de Estado, intentos de magnicidio, sabotajes a la industria petrolera y servicios públicos, así como el bloqueo económico”, añadió Castillo.