Áñez se desempeñó como asambleísta constituyente para la redacción de la nueva Carta Magna | Diario Somos

Luego de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia, de su vicepresidente Álvaro García Linera y de gran parte del gabinete, el país está sumido en un vacío de poder que podría ser llenado por una mujer: la senadora opositora Jeanine Añez Chávez.

La Constitución boliviana indica que la sucesión del mando presidencial recae sobre el vicepresidente, la presidente del Senado, del primer vicepresidente de la Cámara Alta y del presidente de la Cámara de Diputados, pero todos renunciaron. La Presidencia ahora le corresponde a la senadora Jeanine Añez Chávez, una dura opositora de Evo Morales.

Así lo establece el artículo 169 de la Constitución boliviana. En su inciso I: “En caso de impedimento o ausencia definitiva del Presidente, será reemplazado en el cargo por el Vicepresidente. A falta de éste, por el Presidente del Senado. Y a falta de éste por el Presidente de la Cámara de Diputados”.

La senadora ya está en La Paz; una vez juramentada convocará a otras elecciones en un plazo de 90 días.

¿Quién es?

Jeanine Añez, de 52 años de edad, es licenciada en Ciencias Jurídicas y Derecho. Pertenece a la alianza opositora Unidad Demócrata.

En el 2006, Añez se desempeñó como asambleísta constituyente para la redacción de la nueva carta constitucional. Participó de la comisión de la organización y estructura del nuevo Estado.

En 2010 fue elegida senadora por el partido del Plan Progreso para Bolivia-Convergencia Nacional, representando al departamento del Beni en la Asamblea Nacional.

Está casada con el político colombiano Héctor Hernando Hincapié Carvajal.

“Voy a asumir el reto solamente para estar lo necesario para llamar a elecciones transparentes, para que los bolivianos tengan la certidumbre de que su voto va a ser respetado”, dijo Añez.

Aún no ha aclarado cuándo podría producirse su asunción.

Al llegar al aeropuerto de El Alto, Añez fue llevada a una academia militar desde donde sería trasladada al Congreso, dijo a periodistas el senador Arturo Murillo.

Antes de que Jeanine Añez preste juramento, la Asamblea Legislativa debe aceptar formalmente la renuncia de Morales y demás autoridades.

Convulsión social

La crisis en Bolivia se aceleró en la mañana del domingo con un informe de la Organización de Estados Americanos. Este señaló que las elecciones del 20 de octubre deberían ser anuladas para dar paso a nuevos comicios, a propósito de haber encontrado irregularidades que cuestionaron la victoria de Morales.

El lunes la OEA pidió que se reúna la Asamblea Legislativa en forma urgente para nombrar nuevas autoridades que garanticen un nuevo proceso electoral.

Morales dijo el domingo que renunciaba para reducir la violencia que se ha apoderado de la nación andina. Además, denunció un “golpe de Estado” en su contra.

Las tensiones en todo el país aumentaron el domingo en la noche y el lunes en la madrugada. con el vacío de poder luego de la renuncia de Morales y muchos aliados políticos del gobierno.

En la capital y en la ciudad oriental de Santa Cruz, multitudes celebraron la renuncia de Morales, quien intentó buscar un cuarto período al mando del país en una elección que estuvo plagada de acusaciones de fraude.

Pero al caer la noche hubo saqueos de negocios e incendios de propiedades. La prominente figura de oposición y académico Waldo Albarracín publicó en su Twitter que su casa había sido incendiada por seguidores de Morales.

Loading...