La cooperación de Venezuela con su tradicional aliado Nicaragua, que se concentra en el área de préstamos petroleros, se desplomó 73,4%  durante 2018 en comparación con 2017, señaló el Banco Central nicaragüense en un informe publicado este domingo.

Los flujos de la cooperación venezolana fueron de 27,2 millones de dólares en 2018, por debajo de los 102,4 millones de dólares de 2017, precisó el banco emisor del Estado en un informe sobre cooperación oficial externa.

La ayuda venezolana correspondió esta vez únicamente a préstamos en colaboración de Petróleos de Venezuela, indicó la entidad.

De los 27,2 millones de dólares en préstamos de Pdvsa, 100% fue destinado a proyectos socioproductivos, entre ellos, desarrollo del comercio justo (6,3 millones de dólares), un subsidio energético (5 millones de dólares) y producción agropecuaria y forestal (5 millones de dólares), y el resto a otros proyectos socioproductivos, alegó el Estado nicaragüense.

En el contexto del acuerdo de cooperación petrolera, los préstamos de Pdvsa continúan derivándose de una política de créditos a 25 años de plazo, incluidos 2 años de gracia, y una tasa de interés de 2% anual, los cuales serán cancelados por el sector privado por medio de las inversiones que este realiza en proyectos socioproductivos, indicó el emisor.

Los fondos de la cooperación venezolana, que suman por lo menos 4.950,4 millones de dólares desde que el 2 veces reelegido presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumió el poder en enero de 2007, son administrados al margen de la ley del presupuesto nacional, algo que es criticado por diversos sectores.

La cooperación venezolana es canalizada a través de la empresa mixta petrolera Alba de Nicaragua S. A., que se encarga de suministrar combustible. Albanisa está integrada por PDV Caribe, filial de Pdvsa, y la estatal Petróleos de Nicaragua.

Ortega es el principal aliado político y económico de Nicolás Maduro en Centroamérica, y lo fue de su predecesor, el fallecido Hugo Chávez.