Ante el reconocimiento de Estados Unidos a Juan Guaidó como presidente encargado, este país ha retirado las credenciales diplomáticas a los representantes de Nicolás Maduro. La vista ahora está puesta en la misión de Venezuela en la Organización de Naciones Unidas. 

En este organismo internacional, aún reconocen a los representantes designados por Nicolás Maduro en la que están Samuel Moncada y también la hija del fallecido presidente, María Gabriela Chávez. 

El reconocimiento o no de Estados Unidos a los gobiernos incide en el tipo de visa que se les aprueba a los representantes diplomáticos. Tomando en consideración que la ONU tiene su sede en Nueva York, abre la posibilidad de que las visas de la misión venezolana en la ONU puedan ser degradadas de G1 (representantes diplomáticos de gobiernos reconocidos) a G3 (representantes de gobiernos no reconocidos) o canceladas. 

Bajo esta visa hay restricciones claras de desplazamiento, limitando a aquellos bajo este estatus, a mantener su movilidad dentro de 25 millas a la redonda desde Columbus circle en Manhattan. 

En febrero, Moncada informó que Estados Unidos le impuso esa restricción de movimiento, bajo el supuesto de que él no fuera a la sede de la OEA en Washington D. C.

Todos los empleados en la misión de Venezuela ante la ONU tienen hasta el 29 de Marzo de 2019 para inciar el proceso de cambio de visa ante el Departamento de Estado. 

Sin embargo, Robert Paladino, portavoz del Departamento de Estado, señaló que revocaron 340 visas a venezolanos, de las cuales 107 corresponden a diplomáticos de Maduro. 

Estados Unidos ya ha negado visas G3 a representantes de países de gobiernos acreditados en la ONU, pero no reconocidos por el país sede de este organismo. 

Con información de VOA Noticias