Pionyang volvió a probar su nueva arma en su último lanzamiento
Foto: EFE

Corea del Norte volvió a probar su nueva arma en el lanzamiento de proyectiles de este viernes, en una prueba exitosa que se dio nuevamente bajo la supervisión del líder Kim Jong-un, informó hoy la agencia de noticias estatal KCNA.

En un comunicado en el que ensalza la labor de los científicos por el rápido desarrollo del arma, sobre la que no da más detalles, Kim señaló que su objetivo es el siguiente: «Construir una defensa que posea capacidades militares invencibles que nadie se atreva a provocar y seguir fortaleciéndonos».

«Todos deben recordar que es el objetivo central del partido y su voluntad firme el poseer una fuerza poderosa lo suficientemente fuerte como para disuadir a cualquier fuerza de provocarnos», afirmó Kim en declaraciones citadas por el mencionado medio.

Estos detalles se dieron a conocer un día después de que Corea del Norte realizara el lanzamiento de dos nuevos proyectiles de corto alcance desde la costa oriental del país.

Los proyectiles fueron disparados a primera hora del viernes desde la provincia de Kangwon, alcanzaron una altura máxima de 30 kilómetros y recorrieron unos 230 kilómetros de vuelo antes de caer al mar de Japón (denominado mar del Este en las dos Coreas), según el análisis del Estado Mayor Conjunto surcoreano.

Los expertos han señalado que los proyectiles tienen similitudes externas con el modelo ATACMS, un misil superficie-superficie de fabricación estadounidense, según detalles publicados por la agencia de noticias surcoreana Yonhap, aunque Pionyang no ha revelado por el momento ni el nombre ni los detalles de su nueva arma.

El de esta semana es el sexto lanzamiento de este tipo que el país hace desde el 25 de julio y se produjo seis días después del examen anterior, una serie de lanzamientos aparentemente realizados en protesta por las maniobras militares conjuntas que Seúl y Washington se encuentran efectuando, y que Pionyang considera una amenaza.

Corea del Norte ha criticado, sobre todo a Seúl, por continuar con tales ejercicios mientras habla de paz en la península y cooperación transfronteriza, y ha amenazado con romper el diálogo.