Los cancilleres de Colombia, Ecuador y Perú solicitaron a la comunidad internacional mayor celeridad en la atención del asunto migratorio venezolano y advirtieron que esta crisis representa un problema regional que podría incrementar a 8,2 millones de ciudadanos en 2020. 

El canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, afirmó que la región enfrenta una migración sin precedentes que ha alcanzado dimensiones globales, por lo que pidió darle más importancia y aumentar el límite de financiamiento para la atención adecuada de los venezolanos.

«Según cálculos de instancias internacionales, serían 1.526 millones de dólares anuales. Se está pidiendo el presupuesto para toda la región, no para Colombia», expresó el diplomático. 

Recalcó que los esfuerzos del gobierno de su país en el asunto no son suficientes, e insistió en que la mejor solución es que Nicolás Maduro salga del poder. 

Por su parte, Néstor Popolizio, canciller de Perú, reiteró lo dicho por su homólogo colombiano y exigió a la comunidad internacional darle el tratamiento correspondiente, y comparó esta migración con la de Siria. “Queremos que haya una mirada global para atender adecuadamente esta migración, que va a seguir creciendo”, aseveró.

El diplomático explicó que la naturaleza de este caso es nuevo. “Nosotros lo que tenemos que hacer es seguir ejerciendo presión en la comunidad internacional”, añadió.

Subrayó que la solicitud de su gobierno con respecto a la visa humanitaria traerá beneficios a los venezolanos que crucen sus fronteras y permitirá garantizar todos los derechos establecidos en sus leyes. «Quisimos armonizar nuestra políticas migratorias para atender esta crisis”, explicó. 

Popolizio también propuso un carnet de extranjería a los venezolanos para que puedan desenvolverse dentro de Perú como cualquier ciudadano.

Dijo que el fin de este problema regional viene con el cese de la usurpación en Venezuela y unas elecciones libres.

Entretanto, su par de Ecuador, José Valencia, reiteró que su país sigue abriendo espacios para recibir a más venezolanos. 

Por su parte, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que el trato adecuado evitará extorsiones, secuestros o hechos delictivos en los que podrían caer los migrantes. 

Además, afirmó que no existen razones para que muchas naciones no vean la gravedad de esta problemática. «No hay más excusas para el atraso de atender el tema venezolano y no darle los recursos que definitivamente necesita este tema”, sentenció.