El canciller de Perú, Néstor Popolizio, calificó este viernes de positiva la decisión de un juez de Estados Unidos de ordenar que el ex presidente de Perú, Alejandro Toledo (2001-2006), permanezca detenido hasta que se decida sobre su posible extradición, pues se considera que existe riesgo de fuga.

«Consideramos que es bastante positivo para que continúe el proceso de extradición», dijo Popolizio en la sede de la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York, donde ha participado en varias reuniones del Consejo de Seguridad, que Perú preside durante el mes de julio.

El canciller subrayó que el proceso de extradición está en la última etapa que, por comparación con otros procesos similares en Estados Unidos, podría demorarse un año.

«Estamos al inicio de esa última etapa del proceso de extradición y lo que esperamos es que más temprano que tarde el ex presidente Alejandro Toledo esté en el Perú extraditado, rindiendo cuentas a la justicia peruana», agregó Popolizio.

El juez Thomas S. Hixson aseguró, después de haber tomado su decisión de mantener al ex presidente en prisión, que sería un fracaso diplomático significativo para Estados Unidos el que Toledo se escape.

El ex presidente está acusado, de entre otras cosas, de haber recibido hasta 35 millones de dólares de Odebrecht a cambio de favorecer a la constructora brasileña en sus negocios en Perú cuando él aún era mandatario.

En la audiencia celebrada en los juzgados de San Francisco (California, Estados Unidos) el abogado alegó motivos tanto políticos como raciales para indicar que, a su parecer, Toledo no tendría un juicio justo en Perú y dijo que este no pretendía fugarse de la nación norteamericana, pese a que cuando fue arrestado las autoridades le hallaron un maletín con 40.000 dólares en efectivo.

El ex mandatario fue detenido este martes y en la audiencia de este viernes estuvo presente su esposa, Eliane Karp.

El ex presidente siempre ha defendido que las acusaciones en su contra son una mentira, fruto de la persecución política que sufre por parte de sus enemigos, aun cuando cada vez se corroboran más pruebas que apuntan a que pudo recibir grandes cantidades de dinero de Odebrecht y que utilizó mecanismos de blanqueo de dinero para ocultar su origen.