Panamá se unió este lunes al Grupo de Contacto Internacional creado para buscar una solución a la crisis en Venezuela. El grupo es impulsado por la Unión Europea  y países de la región.

«Los miembros del Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela están satisfechos de informar de que han aceptado la petición de la República de Panamá de unirse al GCI», dijeron los miembros de la coalición en un comunicado.

También afirmaron que ven la decisión de Panamá como una prueba más de que está surgiendo un creciente consenso internacional sobre la necesidad de una solución pacífica, incluida la organización de elecciones presidenciales libres y transparentes.

El Grupo de Contacto considera estos comicios como «el único modo de salir del empeoramiento de la crisis política, económica y humanitaria que ha estado afectando a Venezuela y cuyos efectos están afectando a muchos países de la región».

Tras la incorporación de Panamá, participan en el Grupo de Contacto Internacional: Bolivia, Costa Rica, Ecuador, la Unión Europea en conjunto, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Panamá, Portugal, España, Suecia, el Reino Unido y Uruguay.