Darién
Migrantes cruzando la selva de Darién, frontera entre Colombia y Panamá | Foto: Archivo

Este 2024 la cantidad de migrantes que cruzan por la selva del Darién, la peligrosa frontera natural entre Panamá y Colombia, aumentará hasta 20%, después de que el año pasado se registrara la cifra récord de más de 520.000 viajeros, afirmaron este lunes las autoridades panameñas.

«La mala noticia es que ya en lo que va del año llevamos 40.739 personas que han ingresado por el Darién. Lo más probable es que este año haya un número mucho mayor que el número que tuvimos el año pasado», dijo en rueda de prensa la directora del Servicio Nacional de Migración, Samira Gozaine.

Gozaine especificó, tras ser preguntada por este asunto, que el incremento de viajeros irregulares por la selva «puede ser de 20%, dependiendo de muchos factores que inciden».

Ejemplificó que en 2023 empezó «a bajar el número de migrantes que ingresaron por factores externos (como que) el puente estaba caído en el área de Necoclí (Colombia) y las fuertes lluvias».

En lo que va del año han cruzado 40.739 personas por el Darién, 13.000 más que en el mismo período del año pasado, explicó el director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), Jorge Gobea.

«Continuaremos con las deportaciones este año»

La directora de Migración de Panamá advirtió que seguirán «haciendo esfuerzos para deportar», y señaló que el año pasado salieron de país por esa vía legal «más de 300 ciudadanos colombianos, que la mayoría tenían récord criminal (y) estaban ingresando» a Panamá a través del Darién.

«Continuaremos con las deportaciones este año», alertó la funcionaria.

Panamá advirtió el año pasado que iba a intensificar las deportaciones y las expulsiones de los ciudadanos irregulares que «tengan antecedentes penales», incumpliendo así con el «perfil humanitario» requerido para que sigan su camino hacia el norte.

Gozaine agregó que continuará «haciendo los exámenes biométricos para asegurar que esa persona que vienen con otras intenciones no se queden dentro de nuestro territorio, no le hagan daño a nuestros nacionales ni a la región a la vez que continuaremos asistiendo de manera humanitaria».

Panamá es el único país de América que toma los datos biométricos a los migrantes en unas estaciones en frontera, en las que además ofrece asistencia sanitaria y de alimentación.

Gozaine apuntó que algunos migrantes intentan seguir su camino hacia Norteamérica llegando a Panamá a través del Aeropuerto Internacional de Tocumen -el principal del país-, donde tras identificarse que no son turistas son devueltos, y «ahora los están trayendo lamentablemente a través de la selva del Darién».

El aumento de migrantes por el Darién en su trayecto hacia Estados Unidos o Canadá en busca de mejores condiciones de vida ha sido progresivo desde 2021, llegando a la cifra récord de más de 520.000 el año pasado. Las autoridades panameñas siguen insistiendo en que este es un «negocio» del crimen organizado.

«Panamá sigue enfocada en atender humanitariamente a estas personas pero insistiéndole a la comunidad internacional que este flujo a través del Darién se debe minimizar y contener»,  dijo Gozaine.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!