Drogas
Foto: Referencial

Las autoridades de Panamá incineraron este viernes 26,2 toneladas de drogas; de esta cantidad, más de 24 toneladas de cocaína, la mayor destrucción en los últimos años en este país centroamericano.

La operación del traslado de las sustancias ilícitas hasta un sector de la desembocadura del río Bayano, a unos 70 kilómetros al norte de la capital panameña, comprendió a más de 300 agentes y medios aéreo y terrestres, dijeron las autoridades.

La información oficial explicó que este viernes se incineraron 24.335,41 kilos de cocaína y 1.831,11 kilos de marihuana correspondiente a incautaciones realizadas entre el pasado junio y este mes de septiembre.

El mayor de la Policía Nacional de Panamá, Guillermo Siuki, afirmó que «con esta importante destrucción el país reafirmó su compromiso en la lucha contra el tráfico de drogas trasnacional y muestran a las organizaciones criminales del narcotráfico que no hay barreras que impidan a un país hacerles frente».

Agregó que el Servicio Nacional Aeronaval, el Servicio Nacional de Fronteras y la Policía Nacional, junto con el Ministerio Público, «continuarán trabajando como equipo para combatir el delito y a estos grupos del narcotráfico que usan al país para el trasiego de drogas, (por lo que) dejan secuelas de violencia que afectan a la sociedad».

La Policía Nacional indicó en una declaración pública que la incineración de las sustancias ilegales se coordinó y supervisó con el Ministerio de Ambiente bajo un estricto control policial.

En esta operación de destrucción de drogas también se contó con el apoyo del personal de Farmacias y Drogas del Ministerio de Salud. Asimismo, con el Instituto de Análisis de la Universidad de Panamá, el Instituto de Medicina Legal y Ciencia Forense, y la Fiscalía de Drogas.

Antecedentes

Panamá es utilizado por los grupos trasnacionales del narcotráfico como puente para trasegar la droga que se produce en el sur del continente y tiene como principal destino Estados Unidos, el mayor consumidor de cocaína del mundo.

En 2017 Panamá decomisó al menos 84,6 toneladas de droga, la mayoría cocaína, una cifra récord de acuerdo con los datos oficiales. En 2018 fueron al menos 73 toneladas.