Foto: EFE

El sistema de Naciones Unidas en Ecuador informó este sábado que iniciará un contacto directo con dirigentes indígenas y otros actores para concretar los próximos pasos para evitar la espiral de la violencia que vive el país.

«Considerando la aceptación pública de Conaie y el gobierno para establecer una mesa de diálogo. Asimismo, iniciaremos de inmediato el contacto directo con los dirigentes del movimiento indígena y otros actores sociales para concretar próximos pasos y evitar la escalda de violencia», dijo la Organización en una publicación en Twitter.

El trino fue subido a la red social 15 minutos después de que entrara en vigor un toque de queda y militarización en el distrito metropolitano de Quito, anunciados por el presidente, Lenín Moreno.

La medida busca permitir a las fuerzas de seguridad sofocar las protestas de este sábado por el recorte a los subsidios de los combustibles.

Movimiento indígena

El movimiento indígena de Ecuador encabeza las protestas contra las medidas de austeridad económica adoptadas por el gobierno. La decisión gubernamental responde a un acuerdo crediticio con el FMI. Los indígenas anunciaron la aceptación del diálogo ofrecido por el mandatario tras 10 días de manifestaciones y disturbios en el país.

El anuncio llega pese a que inicialmente se habían negado rotundamente a conversar con Moreno si este no reponía los subsidios a los combustibles. Esta es la principal exigencia de las protestas. La Conaie informó este sábado en un comunicado que se abre al diálogo directo con el presidente.

No se dijo de inmediato cuando tendrá lugar el contacto entre ambas partes.

Posturas de las organizaciones

El cambio de postura llegó tras «un proceso de consulta con las comunidades, organizaciones, pueblos, nacionalidades y organizaciones sociales», se indica en el comunicado.

El acercamiento entre las posturas inicialmente intransigentes del gobierno y de los indígenas se produce después de que se registraran daños materiales y personales.

Los enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía continuaron este sábado con gran virulencia y nuevos heridos en el centro de la ciudad. El número aún está por determinar. Cabe resaltar que la capital quedó prácticamente sitiada por los distintos bloqueos a sus accesos.

En paralelo, la sede de la Contraloría General del Estado fue asaltada e incendiada por manifestantes. Además se han producido ataques a instalaciones del canal de televisión local Teleamazonas y el asalto a la sede del rotativo quiteño El Comercio, según denunciaron profesionales que trabajan para ambos medios.