| Foto: AFP

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo público que Tanzania no está compartiendo todos los datos de las investigaciones sobre varios pacientes con presunta ébola.

Por su parte, el Gobierno tanzano indicó a la agencia de la ONU que no hay casos positivos.

Informaciones cruzadas

La OMS  advirtió con seriedad que «la limitada información oficial disponible de las autoridades tanzanas representa un desafío para asesorar los riesgos».

«Hasta la fecha, los detalles clínicos y los resultados de la investigación, incluidos los test de laboratorio practicados para el diagnóstico diferencial de esos pacientes, no han sido compartidos con la OMS», expuso.

Entre los pasados 10 y 19 de septiembre, la agencia de la ONU recibió varios informes «no oficiales» que señalaban que se habían hecho pruebas por ébola a pacientes sospechosos al norte del país.

Emergencia internacional

Dado los graves riesgos y que la epidemia de ébola que sacude el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) -fronteriza en su zona sureste con Tanzania- está catalogada como emergencia internacional, los equipos de la OMS se pusieron en alerta.

EN consecuencia, Tanzania informó a la OMS que, a fecha 19 de septiembre de 2019, la República tanzana no tenía ningún caso positivo de ébola, ni ningún caso sospechoso admitido en ningún sitio.

«A pesar de varias peticiones, la OMS no recibió más detalles de ninguno de estos casos por parte de las autoridades tanzanas», indicó la agencia de la ONU.

Sin restricciones

La OMS recalcó también que no tiene constancia de «signos de transmisión extendida de ninguna enfermedad relacionada con estos casos».

Por ello, no aconseja a la comunidad la aplicación de ninguna restricción comercial ni de viaje a Tanzania, un país con un potente mercado turístico gracias a sus playas y sus parques naturales.

Brotes aledaños

Mientras, el brote de ébola que se ceba con las provincias congoleñas de Kivu del Norte e Ituri desde hace casi un año y dos meses continúa descontrolado.

En ese tiempo, también hubo casos aislados en la vecina provincia congoleña de Kivu del Sur y en Uganda, a consecuencia del desplazamiento de personas infectadas.

La epidemia suma ya, en total, 3.157 casos con 2.111 muertos, según los últimos datos oficiales disponibles.

En comparativa

Es el peor brote de la historia de la RDC y el segundo peor del mundo, solo superado por el que azotó el oeste de África en 2014.

El virus del Ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad de 90% si no es tratado a tiempo.