La llegada del ex líder de las FARC, Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich», a la Cámara de Representantes de Colombia tras un largo periplo legal en el que fue reclamado en extradición por narcotráfico, levantó este miércoles una fuerte protesta entre parlamentarios oficialistas y de oposición.

«Santrich» llegó al hemiciclo cuando ya había comenzado la sesión acerca de los tratados de libre comercio acompañado por los también parlamentarios del partido FARC, Judith Simanca y Jairo Cala, que le ayudaron a ubicar su asiento, pues el ex guerrillero es ciego.

Allí le esperaban los parlamentarios del oficialista Centro Democrático así como del Partido Conservador, Cambio Radical y el opositor Alianza Verde que mostraron pancartas en contra de su presencia en el Parlamento que rezaban «Fuera Santrich» o «Paz sí, Santrich no».

El congresista Oscar Villamizar, del Centro Democrático, escribió en su cuenta de Twitter que los «representantes a la Cámara de varias bancadas sentamos la voz de protesta por la presencia en el Salón Elíptico de la Cámara de Jesús Santrich, es vergonzoso que un narcotraficante pasee por los pasillos del Congreso sin tener la condena que merece».

El congresista Inti Asprilla, de la Alianza Verde, subrayó desde la tribuna que en su partido defienden la paz, pero no defienden a Santrich.

«De nuestro lado no esperen ni una sola sílaba defendiendo a ‘Santrich’, pero lo daremos todo por la paz y la institucionalidad que quiere y que se creó para que en este país pare la barbarie», aseguró Asprilla.

El parlamentario José Daniel López, de Cambio Radical, intervino para ponerse «del lado de la paz y del lado del Estado de Derecho».

«Rechazo la forma provocadora, desafiante, en la que usted, señor ‘Santrich’, ingresó hoy al Congreso de la República, marcando la V de la victoria. No es solo una burla para las víctimas es también un desafío para la institucionalidad», le espetó López al representante por el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Finalmente, Jaime Felipe Lozada, del Partido Conservador, tomó la palabra para decir que van a «combatir sin ambages y con toda determinación desde esta curul» la presencia de «Santrich» en el Congreso y no van «a parar hasta verlo preso en una cárcel de los Estados Unidos».

«Santrich» tomó posesión de su curul este martes como miembro de la Cámara colombiana después de que el pasado 30 de mayo recobrara la libertad tras estar 416 días preso por una petición de extradición de Estados Unidos por narcotráfico, cuyo proceso sigue.

El escaño le fue asignado en julio del año pasado por el Consejo Nacional Electoral como parte del acuerdo de paz firmado en 2016 entre el anterior gobierno colombiano y las FARC.

Gracias al acuerdo, el partido FARC tiene 10 escaños en el Congreso: 5 en el Senado y 5 en la Cámara, independientemente de sus resultados electorales.