indígenas brasileños
Indígenas brasileños de la etnia pataxo marchan en Brasilia como parte del Acampamento Terra Livre (Campamento Tierra Libre) el 25 de abril de 2024. Foto: EVARISTO SA / AFP

La cantidad de jóvenes dentro de los indígenas brasileños está creciendo de acuerdo con los datos del censo de 2022 publicados este mes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El instituto informó que la población de indígenas brasileños de 17 años de edad o menos ha crecido «significativamente» en muchas áreas del país desde el último censo realizado en 2010. Según el estudio, los indígenas que viven en todo Brasil tienen una edad promedio de 25 años, mientras que los que viven en sus reservas indígenas nativas tienen 19 años en promedio.

Los datos indican que las comunidades indígenas rurales tienden a tener poblaciones más jóvenes, mientras que los indígenas que viven más cerca de las grandes ciudades tienen más probabilidades de ser mayores.

«Las personas indígenas que residen dentro de las tierras indígenas tienen una estructura de edad más joven y un peso reducido de la población anciana indígena en comparación con la población indígena en su conjunto en el país», se lee en el informe.

El norte de Brasil, que incluye su región amazónica con vastas reservas indígenas, tiene el índice de envejecimiento más bajo de la población indígena del país. En esa región, hay 19 personas de 60 años o más por cada 100 personas de 14 años o menos, y la edad promedio de una persona indígena en el norte es de 21 años.

Por el contrario, el sureste de Brasil, que es el hogar de las grandes metrópolis de São Paulo y Río de Janeiro, tiene las tasas de envejecimiento promedio más altas de 36 años. Esto aumentó dentro de las dos ciudades, donde los indígenas que vivían en São Paulo y Río de Janeiro tenían una edad promedio de 42 años.

Un indígena brasileño participa en una marcha en Brasilia como parte del Acampamento Terra Livre (Campamento Tierra Libre) el 23 de abril de 2024. Foto: EVARISTO SA / AFP

La expansión de los indígenas brasileños

Otra revelación de los datos del censo fue el crecimiento de la población indígena, aunque esto está sucediendo de manera desigual en las cinco regiones del país.

En agosto, el IBGE publicó datos del censo que revelaban un crecimiento significativo en el tamaño de la población, pasando de 896.917 individuos indígenas identificados en 2010 a 1.693.535 en 2022. Según estos datos, los indígenas representan 0,83% de la población total brasileña. (IBGE ha estado publicando fragmentos de información del Censo de 2022 desde su primera publicación de datos relacionados con la población indígena en agosto de 2023)

Sin embargo, este aumento podría estar relacionado con un cambio en la encuesta del censo. En 2022, el cuestionario comenzó a preguntar si las personas entrevistadas se consideraban indígenas, incluso en regiones lejos de las tierras indígenas, pero donde había presencia de pueblos tradicionales.

Los datos también mostraron que el sudeste de Brasil tiene el porcentaje más alto de indígenas que viven fuera de sus tierras originales: 82%, en comparación con 58% en la región norte.

Además, el Territorio Indígena Yanomami, en la frontera norte con Venezuela, es el hogar del mayor número de indígenas, con 27.152 habitantes indígenas. A esto le siguieron la Tierra Indígena de Raposa do Sol, intercalada entre Venezuela y Guayana, con 26.176 habitantes indígenas, y el Évare I, en la frontera con Perú, con 20.177.

Otros territorios indígenas en la Amazonía brasileña, como el territorio de Munduruku y el territorio de São Marcos, vieron su crecimiento de población general de 3.134 y 2.280 individuos indígenas respectivamente desde 2010, mientras que Raposa do Sol vio un salto de 4.815 indígenas de 17 años o menos desde 2010.

Por Thiago Alves para Brazil Reports


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!