Estocolmo
Foto AFP

El jefe del servicio de Salud de la capital de Suecia, Estocolmo, pidió ayuda al gobierno mientras los hospitales de la ciudad se llenan de pacientes con coronavirus en medio de una nueva ola de infecciones.

Bjorn Eriksson, director de atención médica para la región de Estocolmo, dijo el miércoles que las unidades de cuidados intensivos de la región estaban casi llenas de pacientes con coronavirus y le pidió al gobierno que enviara enfermeras y personal hospitalario adicionales para lidiar con la cantidad de pacientes con el virus, informó Reuters.

«Necesitamos ayuda», dijo en conferencia de prensa y señaló que 83 pacientes estaban en camas de cuidados intensivos. «Eso corresponde más o menos a todas las camas de cuidados intensivos que tenemos normalmente».

«No confinamiento»

Suecia fue el único país en perseguir una estrategia de «no confinamiento» al comienzo de la pandemia, confiando en cambio en un enfoque más relajado que se basó en medidas voluntarias de distanciamiento social.

Sin embargo, el país ha registrado desde entonces 7.200 muertes relacionadas con el covid-19 hasta el 8 de diciembre, según la Organización Mundial de la Salud, lo cual significa que tiene una de las tasas de muerte per cápita más altas del mundo.

Un personal médico del laboratorio del Hospital Karolinska opera una máquina utilizada en el proceso de prueba de PCR para las personas que creen que pueden estar infectadas con el nuevo coronavirus, el 7 de diciembre de 2020 en Solna, cerca de Estocolmo Fuente: AFP

Anders Tegnell, el epidemiólogo jefe a quien se le atribuye ser el arquitecto de la política sueca, había predicho a principios de este año que Suecia se salvaría de una segunda ola de coronavirus debido a los altos niveles de inmunidad en la población general, pero admitió el mes pasado que el país estaba experimentando un nuevo aumento de casos.

Tegnell ha sido fuertemente criticado por una política que ha coincidido con una tasa de mortalidad mucho más alta que la de los países vecinos.

Suecia ha comenzado a redireccionar gradualmente su postura laxa en las últimas semanas mientras el gobierno lucha por detener un aumento alarmante en el número de infecciones por coronavirus.

Restricciones

En noviembre, el gobierno prohibió la venta de alcohol después de las 10:00 de la noche y prohibió las reuniones públicas de más de ocho personas. La semana pasada, el primer ministro Stefan Lofven dijo que las escuelas secundarias cerrarían por el resto del período.

En agosto, Tegnell criticó a países como Reino Unido y Noruega por volver a introducir medidas de bloqueo, diciendo que sería «realmente perjudicial para la confianza» hacerlo.

«Levantar y cerrar cosas es realmente perjudicial para la confianza y también tendrá muchos más efectos negativos que mantener algún tipo de nivel de medidas todo el tiempo», dijo al diario The Observer. «Abrir y cerrar escuelas, por ejemplo, sería desastroso».


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo