La persecución, las amenazas, las detenciones arbitrarias, las desapariciones forzosas, las torturas, tratos crueles e inhumanos, los asesinatos y las ejecuciones extrajudiciales por parte del régimen de Nicolás Maduro fueron denunciados este viernes durante la conferencia “Crímenes Internacionales en Venezuela”, celebrada en la sede de la Organización de Estados Americanos en Washington.

“La estructura represiva se ha institucionalizado para castigar a la población a través del miedo. Nada se ejecuta en Venezuela sin que Nicolás Maduro y su estructura criminal lo sepan y den la orden”, afirmó Tamara Sujú, directora ejecutiva del Instituto Casla y representante del gobierno interino de Juan Guaidó ante República Checa.

La organización no gubernamental registró 72 nuevas víctimas directas de torturas durante el primer semestre del año, cuyos casos tienen añadidas la desaparición forzada temporal, la detención arbitraria y la violencia sexual. A 13 de estas personas las torturas les han sido aplicadas por cubanos, afirmó Sujú.

El nuevo patrón de torturas, detallado por la defensora de los derechos humanos, implican la utilización de una cámara de refrigeración para congelar a las víctimas causándoles asfixia, grandes dolores musculares y desvanecimiento; el uso de ácidos o sustancias desconocidas inyectadas o suministradas mediante las heridas sangrantes y torciéndoles las extremidades hasta dislocárselas.

Además, la violencia sexual de pisarles los testículos o darles puntapiés hasta hacerlos desmayar, tratar de violarlos con un palo e introducírselo en la boca; el confinamiento en celdas totalmente negras, amarrados o encapuchados por días y días, haciendo que coman como animales en el piso y que hagan sus necesidades encima, causándole grandes infecciones en sus genitales.

Sujú mencionó que en 100% de los casos han estado presentes las golpizas y puntapiés con objetos contundentes, e incluso con los puños, así como la violencia sexual. Durante los primeros 6 meses de este año han documentado 27 intentos de violación, 28 de actos lascivos y 1 violación.

Indicó que entre los tratos degradantes aplicados a los menores de edad y jóvenes detenidos en manifestaciones se encuentran las golpizas salvajes, sin importar su condición física; asfixia con gases tóxicos aplicados en el rostro, quemaduras, disparos de perdigones a quemarropa. A los jóvenes también les han hecho comer excremento, los han desnudado y  han sido víctimas de actos lascivos e, incluso, algunos han sido violados. De acuerdo con Suju: “Actualmente tenemos jóvenes que han perdido la visión, han quedado desfigurados o parapléjicos”.

Denunció que hay dos casos de víctimas que han dejado de respirar por minutos debido a las torturas y ha sido sometidos a reanimación cardiovascular, para continuar siendo torturados, y otros en los que han sido asfixiados con bolsas plásticas y gases tóxicos, y se han desvanecidos durante los interrogatorios: “Estas personas también podrían ser víctimas asesinadas por las torturas”.

Una película de horror vivió el capitán Rafael Acosta Arévalo

La directora ejecutiva del Instituto Casla afirmó que la dictadura chavista tiene cara luego de la muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo, quien falleció el 29 de junio en la madrugada, debido a las torturas que sufrió durante su detención en la Dirección de Contrainteligencia Militar, de acuerdo con sus abogados y familiares.

Junto a otros detenidos de su causa, Acosta Arévalo fue llevado a un lugar boscoso a las afueras de Caracas, donde lo colgaron desnudo en un árbol, con los brazos atados en la espalda y con los ojos cubiertos por un cartón; lo golpearon con palos en la cabeza, costillas, tórax, abdomen, codos, rodillas y pies, le echaron ácido y le dispararon cerca del oído para aturdirlo y que perdiera la audición, relató Sujú.

“La escena parece extraída de una película de horror, en la que varios seres humanos han sido colgados uno detrás de otro en distintos árboles, gritando y escuchando cómo gritaban sus compañeros”, dijo.

Mencionó que desconoce si las descargas eléctricas y las otras torturas que recibió fueron aplicadas mientras estaba en la zona boscosa o en los sótanos de la Dgcim. Alertó que este no es el primer caso en el que efectúan las torturas a la intemperie y que a otras víctimas les han cortado las piernas y los brazos con bisturí, y les han echado aceite y prendido fuego alrededor, así como electricidad en las axilas a través de alambres y han jugado con ellos a la ruleta rusa.

“Es peor para los militares por traidores a la patria”

El comisario Iván Simonovis, ex preso político, afirmó que más de los 700 presos políticos que existen en el país –cerca de 200 militares–, son estos los que padecen las peores torturas: “Los militares sufren lo que le pasó al capitán, porque son ‘traidores a la patria’”.

Recordó que durante los primeros 9 años de su detención, recibió sol solo 33 días, por lo que después de librarse de las manos del régimen padece una serie de enfermedades y problemas físicos, con los que tendrá que vivir el resto de sus días.

Afirmó que la nación sufre la peor dictadura de los últimos 100 años en Latinoamérica, debido a que es corrupta y asesina. “Los dirigentes de la cúpula corrupta de Nicolás Maduro son lo que tienen a la gente pasando hambre, sin medicinas y asesinando. En Venezuela no hay electricidad, agua ni servicios porque la dictadura se ha robado el dinero”, señaló. Resaltó que el régimen ha asesinado a 269 personas “porque decidieron salir a las calles”.

A su juicio, el informe de la alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se quedó corto debido a que desde su visita se han continuado cometiendo crímenes de lesa humanidad.

“¿Qué tiene que esperar el mundo para reaccionar? ¿Cuál es la cura para acabar con la dictadura en Venezuela? ¿Qué más necesita saber el mundo para entender que lo que sucede es algo horrible?”, se preguntó el comisario.

Pidió a los venezolanos mantener viva la esperanza: “Este es el momento de seguir luchando, de continuar si queremos que el mundo nos apoye para salir de esta dictadura”. “La represión forma parte de la base fundamental que sostiene el poder”.

Luis Almagro, secretario general de la OEA, recordó que el régimen chavista sustenta su poder en la represión y la opresión de los ciudadanos, como ha sido denunciado en el primer informe del organismo regional presentado en 2016

Se refirió a su último informe sobre la situación de la etnia pemón en el país, la cual ha recibido ataques desmedidos por parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con el objetivo de obligarlos a abandonar su territorio para continuar con la minería ilegal, el narcotráfico y la extorsión.

Mencionó que hasta el momento 1.200 pemones han sido desplazados para evitar ser víctimas de la estructura represiva de la cúpula gobernante, debido a que han sido buscados incluso en hospitales para ser asesinados o encarcelados, sin importar su sexo, edad o condición de salud: “No importa nada, simplemente la acción represiva por sí misma”, dijo Almagro.

Afirmó que las víctimas de violaciones de derechos humanos “no van a encontrar justicia en la dictadura usurpadora”, por lo que se debe continuar buscando la justicia internacional en la que sea juzgada toda la cadena de mando implicada en los crímenes de lesa humanidad.

“La justicia de los derechos humanos depende de nuestra memoria, compromiso y trabajo diario. Día a día trabajemos para alcanzar la justicia. En la vigencia de la memoria se basa el trabajo de la OEA”, sentenció.

Visita de la CIDH

Elliott Abrams, representante especial de Estados Unidos para Venezuela, anunció que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos va a visitar Venezuela “por primera vez en más de una década”, luego de la presentación del informe de la alta comisionada.

Afirmó que en el documento presentado por Bachelet están las pruebas de las torturas ejecutadas por la Dgcim y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, y los asesinatos cometidos por la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana –justificados por presunta rebelión a la autoridad–, por lo que Washington respalda la eliminación de esta instancia policial.

Indicó que su gobierno está atento a la situación de 10 prisioneras de la Dgcim, que fueron desplazadas a un lugar desconocido, a pesar de las consultas que han realizado sus familiares, abogados y el Parlamento.

“Ninguna dictadura dura para siempre. No obstante, un día más de permanencia del régimen de Maduro es otro día de represión y sufrimiento al pueblo venezolano. Tenemos que apoyar en su búsqueda de soluciones para ponerle fin de inmediato a esta situación y acompañar al pueblo en la restitución de la democracia”, puntualizó.