La comunidad internacional condenó los atentados que han golpeado este domingo 3 hoteles de lujo, 1 pequeña pensión, 1 complejo residencial y 3 iglesias en Sri Lanka, en el Domingo de Resurrección, y que han causado hasta el momento por lo menos 207 muertos, entre ellos 27 extranjeros, y 450 heridos.

«He escuchado con tristeza la noticia de los graves atentados que, precisamente hoy, día de Pascua, han causado luto y dolor en algunas iglesias y otros lugares de reunión de Sri Lanka. Deseo mostrar mi cercanía más afectuosa a la comunidad cristiana, golpeada mientras se encontraba en oración, y a todas las víctimas de esta violencia cruel», dijo el papa Francisco en su mensaje el Domingo de Resurrección.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, se mostró horrorizado por las bombas que le han costado la vida a tanta gente y envió por Twitter sus condolencias «a las familias y a quienes se acercaron para rezar pacíficamente o para visitar ese hermoso país»: «Estamos preparados para respaldar».

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, en su perfil de la red social Twitte, aseguró que su país ofrece «sentidas condolencias al gran pueblo de Sri Lanka», y que estan «¡listos para ayudar!».

En el mismo sentido se expresó el mandatario de la Federación Rusa, Vladimir Putin, quien aseguró que su país «ha sido y sigue siendo un socio fiable de Sri Lanka en la lucha contra la amenaza del terrorismo internacional».

«Espero que los autores materiales y los organizadores de este cruel y cínico crimen, cometido en el Domingo de Resurrección, reciban el castigo merecido», añadió el mandatario.

La primera ministra británica, Theresa May, calificó los ataques de «espeluznantes» y aseguró que nadie jamás debería tener que practicar su fe con temor, al tiempo que instó a «permanecer juntos» ante atentados tan crueles.

Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, condenó los ataques «en los términos más rotundos». «Estos viles hechos se dirigían aparentemente contra personas que rezaban en iglesias en el Domingo de Resurrección y contra turistas. Nada puede justificar el asesinato de personas inocentes», dijo.

«Estamos con Sri Lanka por los horribles ataques en el Domingo de Pascua. Lamentamos la pérdida de tantas vidas y nuestras condolencias van para las familias y los amigos. Cuando tratan de dividirnos solo podemos estar unidos», escribió en Twitter el primer ministro de Bélgica, Charles Michel.

El jefe del gobierno de Holanda, Mark Rutte, calificó en la misma red social de «terribles» las informaciones sobre «los sangrientos ataques a hoteles e iglesias en Pascua» y añadió que los pensamientos están con las víctimas y los supervivientes.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, mostró en un tuit su «más enérgica» condena por los terribles atentados que nos hacen llorar.

«El terror y la barbarie no nos doblegarán nunca. Mi apoyo y cariño a todas las víctimas y familiares», agregó.

El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, también escribió en Twitter sus condolencias a las víctimas y condenó «de forma absolutamente tajante» los atentados «contra personas que rezaban pacíficamente y celebraban misa».

En términos similares se expresó el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien en turco e inglés escribió: «Condeno de forma tajante los ataques terroristas de la Pascua en Sri Lanka. Esto es un ataque contra toda la humanidad».

Desde América Latina también se han expresado voces de repudio ante la crueldad de los hechos en el país asiático.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que condenaba «en el nombre de los brasileños, los ataques que dejaron centenas de víctimas en Sri Lanka, incluso en iglesias, donde se celebraba la Resurrección de Cristo».

Su homólogo de Argentina, Mauricio Macri, dijo en Twitter que se sentía «conmocionado por las noticias de los horribles atentados en Sri Lanka»: «En nombre de los argentinos quiero enviar nuestras condolencias y solidaridad con las víctimas y sus familias».

Asimismo, el mandatario de Ecuador, Lenín Moreno, aseveró que el país suramericano «condena los ataques de esta mañana en Sri Lanka contra iglesias y hoteles», en una afirmación hecha en la misma red social.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, expresó por la misma vía su condena enérgica a los «terribles ataques que este Domingo de Resurrección se han llevado la vida de personas inocentes en Sri Lanka».

«Mis condolencias y solidaridad con familias de las víctimas», concluyó el mensaje del jefe de la diplomacia chilena.

Las iglesias cristianas en Tierra Santa expresaron su pesar. «Qué difíciles, irritantes y tristes son estas noticias, especialmente porque los ataques se produjeron mientras los cristianos celebraban Pascua», lamentó el asesor de líderes de la Iglesia en Tierra Santa, Wadie Abunassar, que transmitió su solidaridad con el país asiático y todos sus habitantes «en sus varias confesiones religiosas y orígenes étnicos».

El primer ministro de la India, Narendra Modi, dijo en un tuit: «No hay lugar para semejante barbarie en nuestra región. La India se solidariza con el pueblo de Sri Lanka. Mis pensamientos están con las familias afligidas y las oraciones con los heridos».

En la misma red social, el primer ministro paquistaní, Imran Khan, calificó de «horrorosos» los atentados y expresó condolencias y total solidaridad con SriLanka en su hora de duelo.

El gobierno de Indonesia, en comunicado del Ministerio de Exteriores, condenó «con contundencia los ataques con bomba en varios lugares de Sri Lanka» y expresó «sus más profundas condolencias a las víctimas y a sus familiares».