China-Xi-Jinping
Desde la llegada de Xi Jinping a la Jefatura de Estado, la situación de los derechos humanos en China ha sufrido un rápido deterioro | EFE

El activista chino Wang Meiyu, arrestado tras una protesta en la que pidió la dimisión del presidente de China, Xi Jinping, murió mientras estaba bajo arresto.

La información fue confirmada a Efe por un hermano del fallecido, identificado como Wang Meilin, quien aseguró que su hermano fue hospitalizado este domingo.

Sin embargo, no fue hasta este lunes que la familia recibió la notificación del deceso por parte de las autoridades, que mantenían a Wang detenido desde principios de julio en la cárcel de Hengyang, en el centro de China.

La familia desconoce el momento exacto de la muerte o la causa de ésta, aunque su hermano afirmó que estaba «relacionada con el gobierno local».

En el verano y el otoño de 2018, Wang Meiyu protestó en solitario en las ciudades de Hengyang y Changsha con una pancarta.

En ésta se leía: «Petición enérgica para que Xi Jinping y Li Keqiang dimitan inmediatamente y permitan elecciones nacionales».

Luego de ello, agentes de las fuerzas de seguridad chinas le amenazaron en repetidas ocasiones,. Hasta que fue detenido el pasado 8 de julio y encarcelado dos días después en la prisión de Hengyang.

Wang estaba casado y tenía dos hijos.

¿Qué dice la ley?

La ley china permite mantener bajo arresto a cualquier sospechoso hasta un máximo de 6 meses antes de presentar cargos en su contra.

Desde la llegada de Xi a la Jefatura de Estado en 2013, la situación de los derechos humanos en China ha sufrido un rápido deterioro.

Las fuerzas de seguridad locales amenazan, persiguen, golpean, torturan, detienen y mantienen incomunicados con frecuencia a los activistas, periodistas o abogados que se atreven a exigir rendición de cuentas o los derechos constitucionalmente recogidos.