Foto: Reuters

Manifestantes indígenas se hicieron con un vehículo blindado en una carretera del sur de Quito, después le prendieron fuego y lo arrojaron por una cuneta este lunes. El hecho sucedió durante la ola de protestas que vive el país desde la semana pasada.

El blindado se encontraba en las afueras de Quito -como parte de un contingente-, «a la altura de la curva de Santa Rosa», cuando «un grupo de manifestantes, que se están acercando a la capital para unirse a las protestas contra las medidas económicas y reformas laborales anunciadas por el gobierno, tomaron el control del vehículo», informó el diario El Comercio.

En un video de los hechos, que fue difundido por las redes sociales, se ve cómo cientos de indígenas se apoderan del carro blindado -un vehículo para el transporte de personal-, le prenden fuego y lo tiran por la cuneta en medio de gritos de alegría.

Los hechos tuvieron lugar en un suburbio de Quito, al que en las últimas horas han llegado miles de indígenas que pretenden ir a la capital ecuatoriana para la programada manifestación del miércoles.

Los indígenas se han enfrentado a las fuerzas armadas a lo largo del recorrido, como también lo han hecho jóvenes de otros grupos dentro de la capital.

A la misma hora, militares han exigido a los profesionales de los medios de comunicación y a los funcionarios, que se encontraban este lunes en el palacio de gobierno en Quito, que desalojaran el lugar; esto, en medio de un fuerte cordón de seguridad que rodea el recinto presidencial.

Así han informado varios medios ecuatorianos que se encontraban en el lugar a eso de las 16.00 hora local (21.00 GMT) y que ha generado una cadena de rumores acerca del paradero del presidente.

A través de sus redes, algunos periodistas que se encontraban allí dijeron que los militares argumentaron que debían salir «por seguridad».

Por el momento, ninguna fuente gubernamental ha confirmado las razones del desalojo que coincidía con la anulación de un mensaje, que el presidente Lenín Moreno, iba a dar a la nación a esa hora.

La ola de violencia se produce en momentos de tensión en el país y un estado de excepción por las revueltas sociales contra las medidas económicas adoptadas por el gobierno la semana pasada, entre ellas, el retiro del subsidio de las gasolinas, con el subsiguiente encarecimiento.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo