Auditoría
“Es necesario garantizar que la misión de la OEA tenga las condiciones necesarias para cumplir en paz e imparcialmente su cometido”, expresó María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia | EFE

Rusia criticó este viernes las presiones de la oposición boliviana a la misión de auditoría de la Organización de Estados Americanos, OEA.

La organización internacional fue invitada por La Paz para llevar a cabo una auditoría sobre las recientes elecciones presidenciales en Bolivia.

“Consideramos inaceptables los intentos de determinadas fuerzas políticas de incrementar las tensiones en torno al trabajo de los expertos internacionales, presionarlos de algún modo que pueda dificultar un dictamen objetivo”, declaró María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia.

La diplomática dijo que las amenazas expresadas por algunos representantes de la oposición boliviana de desconocer los resultados de la auditoría y el llamamiento a derrocar al gobierno no propician la normalización de la situación en el país y son contrarios a los intereses del pueblo boliviano.

“Es necesario garantizar que la misión de la OEA tenga las condiciones necesarias para cumplir en paz e imparcialmente su cometido”, apuntó.

Insistió en que Rusia defiende una pronta solución de las contradicciones entre las fuerzas políticas en Bolivia en el marco del orden constitucional.

Zajárova celebró la disposición del gobierno boliviano a realizar la auditoría, solicitada por la oposición. Reiteró que Rusia está interesada en una América Latina estable desde el punto de vista político y económico.

Oposición contra audioría

La OEA inició el 31 de octubre una auditoría de las elecciones en Bolivia.

Fue  acordada con el gobierno para determinar si hubo fraude electoral a favor del presidente Evo Morales.

Diego Pary, ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, pidió a la oposición que exponga sus condiciones para aceptar la auditoría.

La alianza opositora Comunidad Ciudadana emitió un comunicado en el que reiteró que su posición invariable es la de no aceptar la auditoría.

Argumentó que el gobierno se empeña en dar por válidos los resultados que la oposición no reconoce.