Lenin-Moreno-Ecuador-paquete-economico
El presidente de Ecuador ofreció diálogo a los manifestantes / Foto: EFE

Lenín Moreno, presidente de Ecuador, celebró este miércoles el inicio de un proceso de diálogo con el movimiento indígena que protesta contra el aumento del precio de las gasolinas, y considera que la convulsión social en el país pasará pronto.

Moreno, que trasladó la sede del gobierno a la ciudad de Guayaquil, anunció esta tarde que decidió regresar a la capital para extender la mano a los manifestantes indígenas.

“Ya tenemos primeros buenos resultados del diálogo”, precisó en Twitter. En dicho mensaje se congratuló de que la movilización indígena de este miércoles se haya deslindado de grupos violentos.

“En Quito recibí el reporte de que las marchas se desarrollan con normalidad. Hermanos indígenas, me alegra que hayan separado de sus manifestaciones pacíficas a los elementos perniciosos”, agregó el gobernante.

“Sin duda, esto se va a solucionar muy pronto”, agregó, y dijo estar alegre de que el movimiento indígena esté pensando en mantener la constitucionalidad, la democracia y la paz en el país.

Recordó que jamás ha ofendido a los indígenas y que, más bien, los ha tratado con respeto y cariño, y que por ello está dispuesto a dialogar con las comunidades.

El presidente insistió en que está dispuesto a dialogar con los indígenas, aunque en reiteradas oportunidades ha dicho que no dará marcha atrás en la eliminación del subsidio a los combustibles, como le exigen los manifestantes.

Por su parte, el secretario general de la Presidencia, José Augusto Briones, remarcó que se han producido acercamientos iniciales con representantes de la organización indígena para avanzar en soluciones a sus demandas.

Esos acercamientos se dieron a expensas de representantes de Naciones Unidas, de la Iglesia y de las universidades, que se han mostrado dispuestos a colaborar para solucionar el conflicto social.

Briones indicó que el gobierno preparó un plan integral para atender las principales demandas indígenas. Este busca compensar el incremento de los precios de los combustibles y generar verdaderas oportunidades de bienestar en las comunidades.

Sistemas de riego, financiación agrícola, reestructuración de deudas de campesinos, tecnología y maquinaria, centros de acopio de productos del campo, entre otros, forman parte del plan que el gobierno quiere discutir con el movimiento indígena, explicó el secretario.

Remarcó la disposición del gobierno para dialogar con quienes se manifiestan de manera pacífica. Briones añadió que la propuesta oficial fue trasladada a los dirigentes indígenas para su análisis.