"De ninguna manera se va a volver a repetir", dijo la ministra | EFE

María Paula Romo, ministra del gobierno de Ecuador, se disculpó este miércoles en una rueda de prensa por el lanzamiento de granadas de gas lacrimógeno por parte de la Policía hacia dos universidades y contra el Ágora de la Casa de la Cultura, en Quito.

«Pedí ya información sobre el tema; de ninguna manera se va a volver a repetir», dijo la ministra.

Añadió: «Me disculpo, de ninguna manera esto es admisible». Esas zonas se consideran seguras porque son el hospedaje de los miles de manifestantes indígenas que llegaron el lunes a la capital

Por otro lado, la titular de Interior informó que, hasta la fecha, 86 efectivos de la Policía han resultado heridos en los enfrentamientos contra los manifestantes.

Mientras que unos 360 ciudadanos han tenido que recibir asistencia médica.

714 detenciones

Romo no tomó posición sobre un incidente ocurrido en el sector de San Roque, en el que la Policía confirmó que dos jóvenes cayeron desde lo alto de un puente peatonal.

Según la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, uno de ellos perdió la vida porque huía de los agentes.

La ministra de Ecuador alertó que, desde el inicio de las protestas, se ha producido un total de 714 detenciones.

Sin embargo, señaló que es necesario actualizar toda la data de detenidos, heridos y fallecidos porque habría que incorporar los datos de este miércoles.

Nelson Villegas, comandante general de la Policía, aseguró que todo el personal de la institución ha sido desplegado por el territorio nacional.

Esto implica que unos 50.000 agentes están activos. Romo concretó que 24.000 efectivos de las Fuerzas Armadas están desplegados en apoyo de la Policía sobre el terreno.

Lo que supone algo más de la mitad del total de los soldados que tiene el país.