protestas líbano
Miles de manifestantes volvieron a protestar en el Líbano. Foto Archivo

Miles de personas volvieron a manifestar este domingo en el Líbano para pedir la caída del gobierno. Los contactos políticos continúan sin que el presidente, Michel Aoun, decida convocar a los parlamentarios para designar un primer ministro tras la dimisión de Saad Hariri.

Centenares de manifestantes, izando la bandera libanesa se congregaron en Zeituna Bey, en el paseo marítimo beirutí.  Otros, con el emblema nacional, hacían esquí náutico en medio de los yates de la elite libanesa para denunciar la corrupción y la adquisición ilegal de terrenos en la costa.

Sentados en pequeños grupos, otros manifestantes extendieron manteles en la acera con aceitunas, manakich (pizza libanesa) y zumos como símbolo de la toma del espacio público. Se calcula que solo el 20% del espacio público del Líbano está en manos del Estado, mientras que el resto fue cedido, por contratos o ventas, a empresas privadas.

Entre las plazas Riad el Solh y la de los Mártires, en el emblemático centro de Beirut, capital del Líbano, jóvenes violonchelistas daban conciertos gratis a los presentes. Un poco más lejos, actores simulaban una sesión pública del «tribunal de la revolución».

Miles de personas, la mayoría mujeres, manifestaron cerca del Ministerio de Interior. Desde allí caminaron al centro de la ciudad reclamando el derecho de las libanesas a dar la nacionalidad a sus familias.

La concentración fue en respuesta a la llamada de la asociación libanesa Mi nacionalidad, mi dignidad, que milita por el derecho de las libanesas casadas con extranjeros de transmitir su nacionalidad a sus hijos.

Manifestaciones también tuvieron lugar en otras regiones del país. Pasó en las ciudades de Trípoli (norte), Baalbeck (este) o Sidón, Tiro y Nabatieh (sur). Los manifestantes reclamaron también la caída de la clase dirigente.

 

Contactos sin resultados

Los contactos prosiguen. El sábado, Hariri se reunió con el ministro de Finanzas, Ali Hasan Jalil, mano derecha del presidente del Parlamento, Nabih Beri, y con Husein Jalil. Este es uno de los consejeros del jefe del Hizbulá, Hasan Nasralá. No se concoen los resultados de ese encuentro.

Hasta ahora, el presidente Michel no ha convocado a los parlamentarios para designar a un primer ministro para que forme gobierno.