Foto: EFE

El gobierno de México aplaudió este miércoles la creación de una fuerza especial antiterrorista en el estado de Texas, Estados Unidos, luego del tiroteo en la ciudad de El Paso, en el que murieron 22 personas, 8 de ellas mexicanas.

«El gobierno de México reconoce el anuncio dado a conocer por el gobernador de Texas, Greg Abbott, sobre la creación de una fuerza especial antiterrorismo estadal para investigar a agrupaciones relacionadas con grupos supremacistas raciales», expresó la Cancillería de México en un comunicado.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México destacó «la necesidad de hacer un frente para ayudar a erradicar ideologías extremistas y de odio que nutren la violencia».

El canciller Marcelo Ebrard señaló este miércoles que la masacre de El Paso se inspiró en el ataque a dos mezquitas de marzo pasado en Christchurch, Nueva Zelanda, y demuestra que existe un grupo de supremacistas blancos que se comunica por redes sociales.

«Es evidente que el acto está inspirado en Nueva Zelanda, tiene una comunicación con el fin de propagación y, al subir un manifiesto, da cuenta de que es una persona cuerda. Es terrible lo que dice, pero no está loco», indicó el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores en una conferencia de prensa.

Autoridades de alto nivel mexicanas y estadounidenses se reunieron este martes en Ciudad de México para abordar lo sucedido en el tiroteo ocurrido el 3 de agosto en El Paso.