Al menos 28 turistas alemanes fallecieron este miércoles en un accidente de autobús en la isla de Madeira, en Portugal, que dejó otros tantos heridos de diversa consideración, cuando el vehículo en el que iban se salió de la carretera y volcó sobre una vivienda por causas que aún se investigan.

El autobús era de una empresa turística y en él viajaba un grupo de alemanes que estaba de visita en el archipiélago, confirmaron las autoridades.

«Todo indica que las víctimas son de origen alemán», anunció en rueda de prensa el vicepresidente del Gobierno Regional de Madeira, Pedro Calado, que no habló de otras nacionalidades.

El ministro de Exteriores luso, Augusto Santos Silva, también confirmó a medios locales que la información disponible apunta a que todas las víctimas eran de esa nacionalidad.

La Embajada de España en Portugal confirmó que no hay constancia de españoles entre las víctimas del accidente, que se produjo en torno a las 18:30 hora local.

El autobús, que transportaba a un grupo de turistas alemanes, se salió en una curva de la carretera regional y volcó, para caer sobre una vivienda en el municipio de Santa Cruz, próximo a Funchal, la capital de la isla.

Detrás del autobús siniestrado viajaba otro autocar, también turístico, cuyos ocupantes están recibiendo atención psicológica, debido a que entre las víctimas del carro que volcó figuraban amigos y familiares suyos, indicó el secretario de Salud de Madeira, Pedro Ramos, en la conferencia de prensa.

También algunos traductores se han puesto a disposición de los afectados para facilitar las comunicaciones y la autoridades ya están en contacto con la Embajada de Alemania en Portugal para mantenerla informada.

Por el momento, se desconoce si todos los heridos estaban dentro del autobús y las circunstancias del accidente siguen bajo investigación.

El vicepresidente del Ejecutivo regional señaló que el vehículo era relativamente nuevo, con solo cinco años de actividad, y que había pasado todas las inspecciones necesarias y estaba en condiciones de circulación.

Los 28 heridos, entre los que figuraría el conductor del autobús de nacionalidad portuguesa, de acuerdo con medios locales, fueron trasladados a un hospital, y aún no se ha informado sobre la gravedad de su estado.

Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal, que en un principio anunció que se desplazaría este mismo miércoles a la isla, decidió aplazar su viaje a fin de permitir que el avión de la Fuerza Aérea Portuguesa que iba a utilizar se usara en el transporte de los heridos, ya que previsiblemente algunos serán evacuados a Lisboa.

«Fui muy sensible a esta prioridad, que es la necesidad de los aviones, principalmente el avión que iba a utilizar de la Fuerza Aérea Portuguesa, el cual puede ser utilizado para transportar heridos. Y siendo necesarios los dos aviones, eso tiene prioridad», afirmó en una declaración a la prensa en la sede presidencial.

El primer ministro portugués, António Costa, informó en su perfil oficial de Twitter que ya transmitió sus condolencias a la canciller alemana, Angela Merkel.

Luego del traslado de los heridos, los equipos procedieron con las tareas de retirada de los cuerpos en la zona del siniestro para su traslado al Instituto de Medicina Legal, donde serán identificados.

El accidente de este miércoles fue la mayor tragedia ocurrida en Madeira desde las graves inundaciones de 2010, que dejaron más de cuatro decenas de víctimas mortales.

En 2017, la caída de un árbol durante una romería causó 13 muertes y casi medio centenar de heridos en la isla, situada a casi 1.000 kilómetros del Portugal continental y con unos 250.000 habitantes.

Al lugar del siniestro se desplazaron 19 vehículos de emergencias, entre protección civil, bomberos y servicios médicos.