Médicos y voluntarios venezolanos
Foto: Cortesía / Estefani Brito

Médicos y voluntarios venezolanos colaboran en el buque hospital USNS Comfort que presta asistencia humanitaria en Santa Marta, Colombia, en el marco de la misión Promesa Segura.

«Sabemos que con esto no vamos a resolver el problema de salud de Venezuela ni de Colombia, pero un paciente es una familia que ayudas», manifestó el médico venezolano Ariel Kaufman.

Kaufman, junto a sus colegas, forma parte de la Asociación Médica Venezolana Americana, un grupo de médicos y voluntarios venezolanos residenciados en Estados Unidos, que con mística y profesionalismo brindan asistencia a connacionales y ciudadanos del país vecino que lo requieren.

El médico tiene cinco años residenciado en Estados Unidos, adonde emigró debido a la crítica situación que atraviesa el país. Sin embargo, visita con regularidad Caracas para efectuar intervenciones quirúrgicas.

«Es una emoción el poder aliviarles aunque sea un poco el problema de salud que tienen estos niños y adultos venezolanos», expresó.

El médico Simón Angelli afirmó que la prestación de servicios de salud del USNS Comfort, con capacidad para atender a 1.000 pacientes diarios, 80 camas en el área de cuidados intensivos, 50 en el área de emergencia, 12 quirófanos y sala de rayos X, «está al nivel de la mejores clínicas de Estados Unidos».

Este venezolano, que tiene 20 años residenciado en Norteamérica, indicó que la vulnerabilidad de los connacionales los llevó a sumarse a la iniciativa humanitaria: «Atender a nuestros compatriotas y prestar salud a quien lo necesite nos ha motivado».

Conectando entre venezolanos

Amyl Kaufman tiene tres días prestando su apoyo como traductora de los pacientes, en lo que califica de una experiencia con «una parte espiritual increíble».

«Cuando traduces no solo estás transmitiendo palabras, te estás conectando con ellos, realmente entendiendo lo que está pasando», explicó está venezolana. Afirmó que se siente muy complacida con poder ayudar a compatriotas que lo necesitan, pese a lo duro de la situación.

Kaufman, además de prestar su servicio como traductora, ofrece leche y juguetes para los niños venezolanos: «Son gente muy necesitada y nosotros lo que podamos dar, lo estamos dando. Están muy agradecidos y se nota que están echando para adelanto poco a poco, con lo que se pueda».

El joven oficial de la Armada estadounidense Félix Piro nació en suelo venezolano, desde dónde partió a los 9 años de edad con su familia, que tenía la esperanza de volver «pero la situación empeoró».

«No puedo describir cómo me siento», señaló Piro en relación con los connacionales a los que le ha brindado ayuda como parte de la tripulación de USNS Comfort.

Los pacientes

El buque hospital estadounidense arribó a la capital de Magdalena el domingo 18 de agosto y comenzó a brindar asistencia humanitaria el martes 20 de agosto, y ha logrado atender alrededor de 480 personas en sus instalaciones.

La embarcación, que espera efectuar 100 cirugías durante su estadía en Colombia, presta servicios de oftalmología, dermatología, odontología, terapia física, rayos X, optometría, pediatría, medicina preventiva y salud pública. Además, cuenta con banco de sangre.

Durante un recorrido por las instalaciones, se pudo conversar con Ada Peña, de nacionalidad colombiana, quien se encontraba en la sala preoperatorio a la espera de una intervención quirúrgica de cataratas.

«No veo bien, siempre usaba gafas y me daba dolor de cabeza. Ahora que vine me dijeron que tengo cataratas en los dos ojos y me van a operar», relató Peña. Manifestó agradecimiento por el trato recibido en el USNS Comfort.

La paciente afirmó que esa operación muy costosas en su país, por lo que considera que la misión sirve para mejorar la calidad de vida de muchas personas sis recursos.

Ambiente de solidaridad

La banda del buque hospital fue la encargada de dar vida al ambiente de solidaridad que se sentía en el Colegio Inem Simón Bolívar, segundo campamento de la misión humanitaria en Santa Marta.

En ese lugar atendieron al menos 300 personas, para la 12:00 m -hora local-, de variadas patologías, informó el teniente comandante de la unidad, Derek Austin.

«El objetivo es poderle dar el mejor cuidado médico a los pacientes», enfatizó.