La primera ministra británica, Theresa May, consideró como inaceptables las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre parlamentarias demócratas de origen extranjero a las que invitó a volver a los países de donde venían.

Theresa May advirtió que el lenguaje utilizado para hablar de esas mujeres es totalmente inaceptable, declaró el portavoz de la dirigente conservadora, habitualmente muy medida en sus críticas al presidente estadounidense.

«¿Por qué no vuelven y ayudan a arreglar los lugares completamente quebrados y plagados de crimen de donde provienen?», preguntó en un tuit el gobernante de Estados Unidos.

Trump no nombró a ninguna congresista, pero su mención a las representantes demócratas progresistas fue interpretada como una alusión a Alexandria Ocasio-Cortez, de Nueva York; Ilhan Omar, de Minnesota; y Rashida Tlaib, de Michigan.

Las críticas de May ocurren luego de la tormenta diplomática desatada la semana pasada por la publicación en la prensa de mensajes confidenciales del embajador británico en Washington, Kim Darroch, en los que calificaba a Trump de inepto y a su administración de disfuncional.

Furioso, el presidente estadounidense reiteró sus ataques contra May y su gestión en la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

«Le dije a Theresa May cómo conseguir el acuerdo, pero siguió su propia y ridícula senda y no fue capaz de lograrlo. ¡Un desastre!», afirmó el presidente estadounidense.

«La buena noticia para el maravilloso Reino Unido es que pronto tendrán un nuevo primer ministro», escribió Trump.

May renunció a principios de junio y su sucesor será conocido en unos diez días. Su ex ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, figura favorito frente a Jeremy Hunt.

Johnson desea viajar pronto a Estados Unidos para negociar un acuerdo de libre comercio después del Brexit, de acuerdo con el Times