El senador republicano Marco Rubio aseguró este viernes que ningún ciudadano venezolano puede ser deportado porque el gobierno de Donald Trump no tiene relaciones con el régimen de Nicolás Maduro.

“La realidad es que no podemos deportar a un venezolano que esté en este país. Primero, porque no tenemos relación con el régimen de Maduro;  y segundo, porque no hay vuelos directos a Venezuela, así que eso realmente no está pasando”, dijo Rubio.

El parlamentario por el estado de Florida explicó que en caso de que algún agente de inmigración desconozca esa medida, puede presentarse una situación desagradable para el venezolano porque podría quedar detenido varias semanas.

“Cuando un venezolano se presenta a una entrevista y es rechazado o cualquier otro problema que tenga, puede ser detenido por dos o tres semanas en caso de que el agente no conozca la norma, pasa un mal rato y gasta dinero en abogados”, agregó.

Rubio considera que la mejor manera de evitar eso es con un estatus de protección temporal, por lo que aclaró que el gobierno de Trump no ha dicho que no implementará el TPS para los venezolanos, solo que aún no es el momento de hacerlo.

“Hemos luchado para que ningún venezolano que esté en Estados Unidos sea deportado mientras Maduro esté en el poder. Trabajamos en eso y creemos que vamos a tener un resultado positivo”, manifestó.