Nicolás Maduro rechazó este jueves lo que consideró como una «agresión» de Estados Unidos contra Venezuela y las naciones que dice son aliadas, Cuba y Nicaragua, luego de las medidas que anunció el miércoles la administración estadounidense.

«Venezuela expresa su más enérgico rechazo ante los nuevos actos de obsesiva agresión conjunta y guerra económica del gobierno de Estados Unidos contra los pueblos de la República de Cuba, Nicaragua y el pueblo venezolano», dijo Jorge Arreaza en un comunicado.

El miércoles, Estados Unidos fortaleció el embargo y las restricciones de viajes y remesas a Cuba, y anunció «nuevas» sanciones al Banco Central de Venezuela y al Banco Corporativo de Nicaragua, así como a Laureano Ortega, hijo del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y la vicepresidente, Rosario Murillo.

Maduro expresó además «su firme respaldo y solidaridad activa al pueblo y al gobierno cubano», ante el anuncio de que Estados Unidos activará a partir del próximo 2 de mayo, por primera vez en más de 20 años, los títulos III y IV de la Ley Helms-Burton, aprobada en 1996.

La medida que más polémica internacional ha causado ha sido la reactivación del título III, que permite reclamar ante cortes estadounidenses bienes expropiados luego de la Revolución, lo que podría propiciar miles de demandas contra compañías extranjeras asentadas en el país caribeño.

El título IV impediría la entrada de directivos y familiares a territorio estadounidense, de las empresas que invierten en propiedades nacionalizadas por Cuba después de 1959.

Además, Arreaza indicó que las acciones contra el Banco Central «constituyen a todas luces, delitos de lesa humanidad» y aseguró: «tomaremos acciones».