Mauricio Macri
"Después de las PASO hemos tenido una nueva incertidumbre política y económica", dijo Mauricio Macri | EFE

Mauricio Macri, presidente de Argentina, dijo este jueves que su prioridad es «estabilizar la economía», en medio de las turbulencias financieras desencadenadas luego de su derrota en las primarias.

«Después de las PASO hemos tenido una nueva incertidumbre política y económica, con lo cual estoy muy focalizado. Como presidente es mi responsabilidad volver a estabilizar la economía y llevar alivio a todos los argentinos», expresó el mandatario en un acto en la ciudad de Córdoba.

Al encabezar la inauguración de un centro de desarrollo de oportunidades, Macri aseveró que su objetivo es poner en «el centro» a las personas.

El mandatario reiteró que el resultado de las primarias generó una «disrupción económica» y alteró «todo el proceso» electoral.

«Ya la economía venía complicada desde abril del año pasado, cuando se acabó el crédito para Argentina», lamentó.

Para contener los efectos de la devaluación y su contagio a los precios comunes, el gobierno aprobó diversas medidas como la eliminación del IVA para algunos alimentos básicos.

Además, el Ejecutivo ha comenzado a aplicar medidas de control cambiario para tratar de frenar la subida del dólar y la fuga de divisas.

«Tenemos mucho para mejorar. Una economía que hace décadas que no funciona», incidió Macri.

«Estamos convencidos de que la elección aún no sucedió y estamos con toda la energía para ir al balotaje segunda vuelta y continuar trabajando», sentenció.

La pasada semana, una misión del Fondo Monetario Internacional recaló en Buenos Aires, con el fin de realizar sus habituales reuniones con el Gobierno y la oposición, para estudiar un nuevo desembolso del crédito, por 5.400 millones de dólares, en el marco de ese acuerdo.

Macri confió en que el organismo confirmará esa partida.

«Porque hemos cumplido todo», argumentó.

Mercado bursátil

El mal resultado del oficialismo en las primarias, provocó un fuerte terremoto en el mercado bursátil y cambiario, lo que ha agravado la crisis económica que vive el país desde 2018.

El peso, que desde hace más de un año venía cayendo progresivamente ante el dólar, se ha devaluado en las últimas tres semanas en 20%.

Se espera que esto repercuta de nuevo en la inflación, que ya en 2018 fue de 47,6%, el valor más alto desde 1991.