Descuartizamiento en SMP: liberan a uno de los detenidos por el doble crimen
Alexander Salazar Álvarez cumplió prisión preliminar por 7 días. (Foto: César Grados).

Alexander Salazar Álvarez, implicado en el crimen del peruano Jafet Torrico Jarasu y el venezolano Rubén Matamoros Delgado, en San Martín de Porres, fue liberado. El ciudadano cumplía detención preliminar por siete días dictada por el Poder Judicial.

Este jueves se venció la medida y el Ministerio Público no presentó ninguna acusación formal ni pedido de prisión preventiva. Así que Salazar dejó la carceleta en la que se encontraba. A través de un comunicado, la Corte Superior de Justicia de Lima Norte precisó que la fiscalía de Lima Norte tenía la facultad de solicitar la prisión preventiva respectiva «a fin de asegurar su participación efectiva en el proceso penal»; sin embargo, a la fecha no lo hizo.

Salazar Álvarez trabajaba en el hospedaje Señor de Sipán como recepcionista. Incluso, se alojaba en una habitación del quinto piso. Según investigaciones, el doble crimen se habría perpetrado en el dormitorio 507 del hotel y tendría relación con la venta de drogas.

Además, la indagación señala que el hombre de 25 años habría manipulado la cámara de seguridad para que no se registre el momento en que los asesinos retiran los paquetes que presuntamente contenían las partes cercenadas de las víctimas.

La Superintendencia Nacional de Migraciones, informó que Alexander Salazar, ingresó al Perú por control migratorio y habría iniciado su trámite de Permiso Temporal de Permanencia (PTP), pero no lo concluyó. En un reportaje emitido hace unos días por el programa periodístico Panorama, se informó que Salazar habría pedido mantenerse recluido en la cárcel por temor a que lo asesinen.

El pasado 12 de septiembre, el Juzgado de Investigación Preparatoria Permanente de Condevilla ordenó la detención preliminar por el plazo de siete días contra Salazar Álvarez, por el delito de homicidio calificado, por el doble crimen en el hospedaje de San Martín de Porres.

El asesinato del venezolano Rubén Matamoros Delgado y el peruano Jafet Torrico Jarasu, ha dejado hasta la fecha cinco personas detenidas. Los restos de las víctimas fueron hallados el pasado lunes 9 de septiembre.