Una venezolana estaría dentro del grupo de 12 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia que cedieron sus armas y se entregaron, por voluntad propia, a las autoridades colombianas en Arauca, reseñó el diario La Nación.

Guillermo Botero Nieto, ministro de Defensa de Colombia, informó que ocho adultos y cuatro indígenas menores de edad, que fueron reclutados por la disidencia de las FARC en el oriente de ese país, se entregaron en un puesto de control del ejército localizado en la zona rural del municipio de Arauca, pero no dio mayores detalles sobre los ciudadanos.

“Recibimos con complacencia el hecho de que de manera voluntaria hayan decidido acogerse a esta presentación a la Fiscalía, buscando principios de oportunidad y negociación con ella. Fueron 12 personas, de las cuales 8 son adultos y 4 menores de edad, indígenas, que fueron puestos a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, entidad que se encargará de darles protección y restitución de sus derechos”,  dijo el ministro.

Nieto detalló que parte del material bélico que entregaron estas personas fueron municiones de diferentes calibres, proveedores, fusiles, armas cortas,  granadas de fragmentación y morteros, así como uniformes de uso privativo de las fuerzas militares.

Los militares hallaron en el lugar donde acampaban los ex guerrilleros 13 fusiles, 81 proveedores, 387 cartuchos de diferentes calibres; 6 granadas de MGL, 10 chalecos multipropósito, material de intendencia y una fosa común con tres cuerpos, de un hombre, una mujer y un menor de edad, que en los próximos días serán identificados  por las autoridades.