Perú impidió el ingreso a su territorio de 97 venezolanos que no contaban con la visa humanitaria o con la documentación completa para solicitarla, informó este lunes la Superintendencia Nacional de Migraciones.

Con más de 800.000 venezolanos en su territorio, Perú comenzó a exigir desde el 15 de junio pasado la visa humanitaria a los ciudadanos de Venezuela que huyen de la crisis humanitaria y política en esa nación.

En tal sentido, Migraciones precisó que declaró inadmisible el ingreso de 97 venezolanos en el Cebaf, Centro Binacional de Atención en Frontera, de la ciudad de Tumbes, fronteriza con Ecuador, durante el fin de semana.

Estas personas acudieron a los módulos de Migraciones sin tener su documentación completa exigida para ingresar a territorio peruano como la visa humanitaria, que otorga el Ministerio de Relaciones Exteriores, informó la Superintendencia.

El grupo tampoco presentó, en forma escrita, una solicitud de refugio en Perú.

Del total de impedidos de ingresar a Perú, diez fueron puestos a disposición de la Policía Nacional del Perú porque intentaron un ingreso que les había sido negado con anterioridad.

Asimismo, tres venezolanos, una mujer y dos hombres, fueron expulsados en mayo último por cometer diversos delitos, pero intentaron este fin de semana burlar los controles migratorios.

Estas personas, informó Migraciones, tienen impedimento de ingresar al país por cinco años.

La visa humanitaria que se solicita a los venezolanos puede tramitarse en los consulados generales del Perú en Caracas y Puerto Ordaz, así como en las dependencias diplomáticas de Perú en Bogotá, Leticia y Medellín en Colombia; y en Quito, Cuenca, Loja y Guayaquil en Ecuador.

La crisis política y humanitaria en Venezuela será el tema principal del 49º período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, que se realizará esta semana en la ciudad de Medellín (Colombia).

El canciller peruano, Néstor Popolizio, acudirá a la reunión del 26 al 28 de junio, para abordar los compromisos de los Estados miembros de la OEA respecto a la atención de esta crisis, que ha generado el desplazamiento de más de 4 millones de venezolanos hacia los países vecinos.