Óscar Arias, ex presidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz, acudió este miércoles a la Fiscalía para declarar acerca de las dos demandas por delitos sexuales que han sido presentadas en su contra.  

Arias, de 78 años de edad, dijo a los periodistas que por orden de sus abogados no dará declaraciones a la prensa sobre los casos denunciados ante la Fiscalía.

El ex mandatario se presentó a declarar sobre las dos demandas por delitos sexuales presentadas hace una semana en su contra por dos mujeres.

La primera fue presentada por  Alexandra Arce von Herold,  médica y activista por el desarme nuclear quien denunció al ex presidente el 4 de febrero por una presunta violación sexual ocurrida en 2014 en la casa del político cuando ella buscaba apoyo para la causa contra las armas nucleares.

Arce afirmó que en su denuncia no está presentando ningún reclamo económico.

La segunda demanda judicial fue interpuesta el jueves 7 de febrero por la Miss Costa Rica 1994, Yasmín Morales, quien acusó a Arias de abusos sexuales durante una visita que ella realizó a la casa del político, quien la invitó para regalarle un libro.

Morales también acudió a la Fiscalía este miércoles para ampliar su declaración sobre el caso. El ente judicial informó que mantienen este caso en la etapa de investigación.

Además de estas dos demandas judiciales, Arias está envuelto en una serie de denuncias públicas por abusos sexuales y hostigamiento contra al menos otras cinco mujeres que han expuesto sus casos en redes sociales y medios de comunicación.

Se trata de las periodistas Nono Antillón, Mónica Morales, Emma Daly, así como la editora de un libro de Arias, Marta Araya, y la politóloga estadounidense Carina A. Black.

El caso de Arias ha provocado en Costa Rica un incremento en los movimientos de denuncia en redes sociales #Metoo y #Yotecreo y se considera como el de más alto perfil en América Latina hasta el momento.

También han habido diversas reacciones de alto nivel en el país, incluido el presidente Carlos Alvarado, y la ex mandataria Laura Chinchilla, quienes han abogado por proteger a las denunciantes, por el debido proceso y el derecho a la defensa del ex líder del Ejecutivo.

El Nobel de la Paz obtenido por Arias en 1987 por ser el artífice del Plan de Paz de Centroamérica es el mayor reconocimiento internacional recibido por un político de Costa Rica, galardón que le catapultó como una voz autorizada a nivel mundial para hablar de democracia, paz y desarme.

El político se apartó el jueves de cualquier actividad del Partido Liberación Nacional, en el que ha militado por más de medio siglo.

Arias está casado desde el 2012 con Suzanne Fischel, su segundo matrimonio tras el que sostuvo por 22 años, hasta 1996, con Margarita Penón, con quien tuvo dos hijos.