Martín Vizcarra
Foto: AFP

Karem Roca, secretaria del presidente peruano Martín Vizcarra, cometió un acto “de traición”, con acusaciones “delirantes” como “instrumento” de quienes quieren “desestabilizar el país”, denunció el mandatario al responder a las acusaciones en su contra negando haber cometido “ningún ilícito”.

Desde el palacio de gobierno, Vizcarra se refirió al escándalo político que ha generado la difusión de una serie de audios aparentemente grabados por Roca, que han provocado a su vez un pedido de destitución en el Congreso por presunta incapacidad moral.

“Lo que hay aquí es traición de alguien de mi entorno cercano, me genera tristeza, además de la decepción, pero es una situación de índole personal que ha trascendido a la escena política, aprovechada por personajes oscuros”, expresó Vizcarra en la televisión nacional.

El mandatario añadió que Roca “es el instrumento para querer desestabilizar a un gobierno y un país, con claros objetivos oscuros”.

Señala a titular del Congreso y a legislador

Vizcarra preguntó “¿quiénes están detrás de este complot?, cuyos hilos parecieran conducir al mismo presidente de la Comisión de Fiscalización” del Congreso, Édgar Alarcón, quien difundió algunas de las conversaciones de Roca con la secretaria general del despacho presidencial, Miriam Morales, y el mismo mandatario.

Recordó que Alarcón ha sido denunciado por peculado, cohecho y enriquecimiento ilícito y la Fiscalía de la Nación ha pedido que se levante su inmunidad por una denuncia que proviene de su anterior cargo como contralor general de la República.

Simultáneamente, Vizcarra mencionó que el titular del Congreso, Manuel Merino, “se ha comunicado con altos mandos militares e incluso planeado gabinetes” para un eventual gobierno suyo que lo suceda a él, razón por la cual concluyó que “eso es conspiración, señores”.

“Que se investigue, la verdad saldrá a la luz y todo se aclarará, no se puede manchar honras y quedar impune, yo sigo aquí con la frente en alto, no voy a renunciar”, manifestó el presidente peruano.

Destitución pierde fuerza

Precisamente a raíz de esos contactos de Merino con las Fuerzas Armadas, que ya se produjeron desde agosto según se supo, varias bancadas en el Parlamento han manifestado que la eventual destitución presidencial ha perdido legitimidad e incluso plantean la revisión de la votación que se hizo la semana pasada para iniciar el proceso en el pleno.

Para agravar la situación, fuentes el gobierno también revelaron que distintos partidos buscaron antes de esta crisis consensuar con Vizcarra una reforma constitucional para aplazar las elecciones generales de 2021 a 2023.

Esta propuesta, rechazada por Vizcarra, que asumió la Presidencia en 2018 por la dimisión del expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), haría que los peruanos estuvieran siete años sin elegir presidente.

Mentiras sin sustento

Sobre los audios difundidos de Karem Roca, a quien separó hoy de su cargo, Vizcarra afirmó que contienen “delirantes mentiras que no tienen ningún sustento”, como la afirmación de que la Marina de Guerra ha sometido a espionaje a algunos parlamentarios o que mantiene coordinaciones a diario con el legislador opositor Daniel Urresti.

En los audios de Roca también se escuchan las coordinaciones en Palacio para negar las visitas del cantante Richard “Swing” Cisneros a Vizcarra, un presunto allegado al mandatario que consiguió contratos con el Estado sin estar capacitado para esas labores.

De las nuevas grabaciones se desprende con mayor fuerza que, aunque el presidente ha negado mantener una amistad con Swing, su relación era mucho más cercana de la que dijo.

“Es amigo, más que amigo”, se le escucha decir a la ex secretaria de Presidencia Miriam Morales en una conversación con Roca, en un audio difundido por el programa dominical Panorama.

En su alocución de este lunes, Vizcarra no se refirió en ningún momento a las supuestas visitas de Swing a su despacho que están en el fondo de esta crisis.

El gobernante insistió en que “no existe ningún delito ni nada ilícito en lo propalado” y que está dispuesto “a dar todas las declaraciones que requiera la Fiscalía desde ahora, no solo cuando culmine” su mandato, que sería lo que corresponde legalmente.

“Pido a las entidades competentes que, pese a lo fantasioso e irreal de los audios, se realice una investigación para que se determine la falsedad de estos testimonios”, manifestó Vizcarra.

La Fiscalía, de hecho, está investigando ya el tema y el sábado pasado ordenó el allanamiento de las viviendas de Morales, Roca y Swing.

Detener proceso

La declaración del mandatario ocurre horas después de que el procurador del Ministerio de Justicia, Luis Huertas, presentó ante el Tribunal Constitucional (TC) una demanda de competencia y una medida cautelar para suspender el proceso de destitución o vacancia en el Congreso.

“Nuestra defensa es la del orden constitucional”, subrayó Vizcarra, tras pedir disculpas a la ciudadanía porque “Perú, en medio de la pandemia con todo sus efectos, no merece estar distraído en esta situación generada por estos últimos sucesos”.

Toda esta grave crisis política ocurre en plena pandemia del covid-19, que tiene a Perú como el primer país del mundo en mortalidad relativa con más de 30.500 muertos (94 por cada 100.000 habitantes) y el quinto a escala global en casos confirmados con casi 730.000 contagios acumulados.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo