Después de las idas y vueltas entre la Corte Suprema y el Tribunal Oral Federal N° 2, y de un anuncio electoral que impactó de lleno en la esfera política, comenzará mañana el primer juicio oral a la ex presidente Cristina Kirchner, ahora precandidata a la Vicepresidencia junto a su ex jefe de gabinete Alberto Fernández .

Kirchner asistirá a los tribunales federales de Comodoro Py para presenciar el comienzo del debate por la causa Vialidad, y escuchará la lectura que se dará a la acusación de los fiscales que pidieron la elevación a juicio.

La audiencia comenzará a las 12:00 m en la Sala Amia, ubicada en el subsuelo del edificio judicial, y estará a cargo de los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu, Andrés Basso y la jueza sustituta, Adriana Palliotti.

Los acusados

Los 13 acusados deben asistir a esta primera audiencia de manera obligatoria. Además de la ex mandataria, están involucrados en la causa de Vialidad el ex ministro Julio De Vido, el ex subsecretario de Obras Públicas José López, el ex subsecretario de Coordinación de Obra Pública y primo de Néstor Kirchner, Santiago Carlos Kirchner. Tanto De Vido como López, Báez y Kirchner, se encuentran detenidos. Ellos asistirán al juicio esposados y estarán ubicados en una misma fila, con la custodia del Servicio Penitenciario Federal. Los jueces del TOF 2 ya solicitaron el traslado de todos ellos a los respectivos juzgados de las causas por las que se encuentran detenidos y también al SPF.

El resto de los acusados, casi todos ellos ex miembros de Vialidad Nacional o de la Vialidad de Santa Cruz, está en libertad, así como también quienes formaron parte del Grupo Báez.

Como por el momento no está previsto que haya una movilización de apoyo a la ex presidente en las afueras de los tribunales, no se prevé un gran operativo de seguridad allí. En caso de que se convoque a una movilización, dijeron fuentes del Ministerio de Seguridad a La Nación, se realizará un refuerzo «discreto».

En la primera comparecencia de Kirchner ante el juez Claudio Bonadio, el 13 de abril de 2016, la avenida Comodoro Py desbordó de una multitud que se movilizó para apoyarla. Ese día, desde un escenario montado afuera del edificio judicial, la ex presidente habló durante una hora, lanzó fuertes críticas al gobierno de Mauricio Macri y dijo ser víctima de una persecución judicial. Aunque este es el primer juicio oral que enfrentará, se espera que su visita a los tribunales sea más discreta que la primera.

Desde muy temprano, se pondrá en marcha un importante operativo de seguridad, en el que se trabajó durante las últimas 2 semanas. Para desplegar ese operativo, se sumarán a la custodia habitual unos 70 agentes de la Policía Federal que reforzarán la vigilancia del edificio. El ingreso para la prensa, que deberá estar acreditada con anticipación, también será controlado por la policía, y los accesos y los pasillos de Comodoro Py estarán blindados. Los acusados están citados para las 11:30 am.

Todo el perímetro de los tribunales estará vallado, y el ingreso para las partes que participen en el debate se permitirá por la calle Costa Brava, que tiene una entrada directa a la puerta de acceso de la Sala Amia.

En caso de que haya un cuarto intermedio durante la audiencia y los acusados quieran salir de la sala, se habilitará un espacio más pequeño que hay en ese subsuelo, y un baño. Se buscará evitar que durante el cuarto intermedio la ex presidente circule por los pasillos judiciales, que de todas formas permanecerán custodiados.