Celac
Alberto Fernández, presidente de Argentina | FOTO EUROPA PRESS

La invitación sin cortapisas a todos los países miembro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) derivó en Argentina en polémica interna, aunque el presidente, Alberto Fernández, defendió la necesidad de tender puentes con todos los gobiernos y de cumplir con los protocolos establecidos.

La Celac aglutina a más de una treintena de países de la región, algunos de los cuales han sido objetivo recurrente de críticas por supuestas violaciones de derechos humanos y retrocesos democráticos. Sin embargo, Fernández siempre ha defendido que, como presidente de turno de esta comunidad, no puede discriminar.

Así, Nicolás Maduro está más que invitado a Argentina, como ha defendido Fernández en una reciente entrevista al periódico brasileño Folha de São Paulo. El mandatario argentino abogó por estimular el diálogo entre la oposición y el chavismo, de tal manera que los venezolanos decidan las cosas entre venezolanos.

La oposición argentina, sin embargo, ha reclamado que Maduro sea detenido en cuanto llegue a Argentina. Para el expresidente Mauricio Macri, la llegada de Maduro y de su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, es motivo de vergüenza, porque implica asociar a Argentina con otros países donde hay persecución, tortura, narcoterrorismo, presos políticos y elecciones fraudulentas que se burlan de la democracia.

«Para que quede bien claro: la bienvenida a estos dictadores no la organizamos nosotros los argentinos, sino un gobierno que languidece en su mediocridad, uno que pronto se llevará el desgraciado honor de haber sido el peor gobierno de la historia de la democracia de nuestro país», enfatizó Macri en Facebook.

En cambio, Díaz-Canel ha destacado tras aterrizar en el país suramericano los lazos de amistad, solidaridad y cooperación que unen a Cuba y a Argentina. «Guardo gratos recuerdos de mi primera visita a la patria del Che e inolvidables muestras de cariño hacia Fidel y Cuba», dijo en Twitter, junto a una imagen de la recepción oficial.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!