Cacilleres de los países integrantes del Grupo de Lima informaron este viernes que no asistirán a la toma de posesión de Nicolás Maduro pautada para el 10 de enero.

“El proceso electoral del 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías ni estándares necesarios. En consecuencia, no reconocemos la legitimidad del nuevo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro que iniciará el 10 de enero de 2019″, indicó el canciller peruano, Néstor Popolizio.

Los funcionarios instaron, además, a Nicolás Maduro a transferir de manera provisional el Poder Ejecutivo a la Asamblea Nacional hasta que sean realizadas unas nuevas elecciones presidenciales.

“Se insta a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia, a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, provisionalmente, el Poder Ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones democráticas”, agregó el canciller peruano.