Colombia
Foto: El Tiempo

Más de mil extranjeros han muerto en Colombia en hechos violentos en la última década, según un informe de Medicina Legal, 233 homicidios corresponden a venezolanos.

El extenso documento sobre la violencia asociada a migrantes llegados al país señala que 958 de los casos corresponden a homicidios y 161 suicidios.

La nacionalidad vinculada al mayor número de casos de homicidio es la venezolana, con 513 víctimas entre 2009 y diciembre de 2018. Solo en lo corrido del 2019 se ha reportado un alarmante incremento, llegando a 233 homicidios en los que perdieron la vida nativos de Venezuela.

Le siguen los ecuatorianos, con 54 casos en todo el periodo examinado; 35 ciudadanos de Estados Unidos, 16 peruanos, 13 españoles, 10 italianos, 9 mexicanos, 8 chinos y 6 panameños.

Igualmente se reportan casos de ciudadanos de Ucrania, Surinam, Serbia, Libia e Israel, cada una de estas nacionalidades con un caso.

En cuanto a los departamentos en los que más casos se registraron homicidios figuran Norte de Santander, con 246 casos; Antioquia (92), La Guajira (85 ), Atlántico (79) y Bogotá con 81 muertes violentas.

El arma de fuego, con 615 casos, fue usada en el mayor número de homicidios, seguido por el uso de arma cortopunzante, con 197 casos, y elementos generadores de asfixia con 45 hechos.

En cuanto a suicidios de extranjeros se reportaron en el periodo examinado por los peritos 161 personas que acabaron con sus vidas. Generó preocupación entre los investigadores que entre 2009 y 2018 69 personas de nacionalidad venezolana se suicidaron y que solo en los siete meses de este año los hicieron 18 personas de Venezuela.

De los ciudadanos de Venezuela que se suicidaron este año en Colombia, 13 eran hombres y 5 mujeres.

En el estudio se reportan suicidios de ciudadanos de Estados Unidos (17), Ecuador (10) España (5), Alemania (4) y Argentina (4).

Infografía muertes violentas migrantes
Muertes violentas migrantes | Foto: Medicina Legal
Víctimas de peleas

El informe también examinó la violencia interpersonal que se registra especialmente en las calles de las principales ciudades y está asociada especialmente a peleas.

Se reportaron entre 2004 y lo corrido del año 5.414 riñas en las que las personas afectadas, que requirieron atención médica y valoración de Medicina Legal, eran extranjeros.

En este grupo vuelven a aparecer los venezolanos con el mayor número de casos con 4.424 de los registros.

Esto se explica por la gran cantidad de personas de ese país que han llegado a Colombia en los últimos años.

Le siguen los ciudadanos de Estados Unidos, con 115 casos; de Ecuador, con 111; España (105) y Perú (98).

En el documento se examinan otros hechos que han llegado a conocimiento de Medicina Legal como reportes de violencia sexual en los que las víctimas son extranjeros.

Según el reporte, entre 2011 y 2018 se reportaron 970 casos y en lo corrido del año se han denunciado 516. Los venezolanos, con 1.191, reportes fueron las principales víctimas, seguidos por los españoles (60), ecuatorianos (47), Estados Unidos (39) y Perú (18).

De los 516 casos reportados en el 2019, en 175 el presunto agresor era un familiar, en 143 hechos era una persona conocida por la víctima, y en 47 el agresor era desconocido.

Y finalmente los peritos de Medicina Legal estudiaron la incidencia de los extranjeros en los casos de violencia intrafamiliar entre 2009 y 2018.

En ese periodo se registraron 644 casos en los que las víctimas eran extranjeros. De este grupo, 424 eran venezolanos, 36 españoles, 34 de Estados Unidos, 33 de Ecuador y 12 de Perú.

En 107 casos el agresor fue la madre de la víctima, en 91, el padre; en 84, el cuñado; y en 53, un hermano.

El Estado debe apoyar

La spicóloga Diana Ximena Puerta sostuvo que casos como los suicidios pueden estar relacionados con situaciones como el desarraigo y el déficit económico.

Señaló que el Estado debe hacer más por identificar las familias de venezolanos que están llegando al país y “evaluar en qué condiciones se encuentran, establecer sus derechos básicos como vivienda, comida. Posteriormente, se deben evaluar su salud mental, sus expectativas de vida, y si su migración ha cumplido con sus expectativas”, dijo.

El psiquiatra Mauricio Aponte sostuvo que las políticas públicas no son suficientes para población vulnerable, como la de Venezuela, y que “no basta con la ayuda que presta el Estado. Se necesita de una atención integral, empezando por intentar cubrir las necesidades vitales, y acciones de prevención”.